• Por AlohaCriticón

moonraker cartel poster pelicula

MOONRAKER (1979)

Dirección: Lewis Gilbert.

Intérpretes: Roger Moore, Lois Chiles, Michael Lonsdale, Richard Kiel.

Durante un traslado desde los Estados Unidos a Inglaterra la nave espacial Moonraker es robada en pleno vuelo. El agente James Bond (Roger Moore) será el encargado de averiguar su paradero, descubriendo que el robo de la nave no es más que una maniobra del propio propietario de la misma, Hugo Drax (Michael Lonsdale), para ejecutar un diabólico plan con el objetivo de exterminar a la raza humana y repoblar la Tierra con parejas de jovenes que el mismo ha selecionado.

Aceptable co-producción franco-británica que supuso la entrega onceava del popular agente británico al servicio de su majestad, basada en la novela del mismo título escrita por Ian Fleming en el año 1955.

En la misma los productores Michael G. Wilson, William P. Cartlidge y Albert R. Broccoli, tras el éxito de su anterior película “La espía que me amó” (1977), se embarcaron en una ambiciosa aventura que les subía al tren de la ciencia-ficción tan de moda a finales de los 70, dejando aparcado el proyecto de dirigir “Sólo para tus ojos” (1981) para centrarse en una espectacular, vistosa pero limitada aventura espacial, que intentaba con un guión escrito por Christopher Wood actualizar la sencilla trama en la cual se basaba la novela original y añadiendo ciertas dosis de humor, hecho cada vez más habitual en la saga con el objetivo de captar a un número mayor de espectadores con simples ansias escapistas.

En esta ocasión el popular 007 ya no sólo se limitaba a viajar por paises exóticos en sus peligrosas misiones de espionaje. Ahora también se trasladaría hasta el espacio acompañado de la estupenda Dr. Holly Goohead (Louise Chiles) y del brutal, enorme y bastante ridículo Tiburón (Richard Kiel).

En su desarrollo se ofrecen los ingredientes habituales de adorno en las películas de 007, como las famosas chicas Bond, las secuencias de acción trepidante, espectaculares y bellos exteriores, sean en Venecia, Río de Janeiro o en los impresionates bosques del Amazonas.

moonraker critica review

Con un espectacular diseño de producción de Ken Adam, una banda sonora del siempre eficaz John Barry, estupendos decorados de Peter Howitt y efectos especiales y maquetas de Derek Meddings que fueron nominados a un Oscar en su momento, “Moonraker” resultó ser un deleite para los fans menos exisgentes de 007 y los amantes del género fantástico en general, suponiendo para los productores del film uno de los numerosos éxitos con los cuales pudieron lograr sustanciosos dividendos para sus bolsillos y la financiación de las siguientes aventuras del popular agente secreto en la década de los 80.Rostov

El trasbordador espacial “Moonraker”, propiedad del magnate Hugo Drax, ha sido extraído y hurtado en pleno vuelo. El servicio secreto británico envía al agente secreto James Bond a investigar lo ocurrido, iniciando así una mortal carrera contra el tiempo, de cuyo resultado dependerá el destino de la humanidad.

El aventurero más grande de la literatura y el séptimo arte regresa en una colosal y extravagante décimo primera misión. Siguiendo casi al dedillo la trama de la anterior cinta “The spy who loved me” que ponía al 007 frente a un megalómano y su indestructible secuaz “Jaws”, el memorable gigante de dentadura metálica interpretado por Richard Kiel, quien regresa esta vez para poner de nuevo en problemas al espía británico.

Moonraker fue dirigida por Lewis Gilbert, veterano artesano de dos filmes previos de la serie, y escrita en solitario por Christopher Wood, quien por encargo del productor Albert Broccoli, se alejó casi totalmente de la novela, denotando la influencia de las superproducciones de ciencia ficción de finales de la década. Lo único que el film conserva de la historia de Fleming, y eso sin ser muy fiel al original, es el personaje de Hugo Drax, el villano de turno.

La historia del falso magnate filántropo que osa construir un cohete destinado a destruir Londres se cambió por un ambicioso plan de aniquilación de la raza humana y la posterior creación de una raza maestra, una especie de Adolph Hitler tan poderoso incluso para construir una estación espacial con el fin de concretar sus propósitos a una distancia prudente. Hay personas que incluso se han atrevido a dar prueba de que esta película no es mas que una “re visitación” de, curiosamente, una parodia de la serie, producida en italiana en el año 1966 por Dino De Laurentis, titulada “Se tutte le donne del mondo”.

Roger Moore regresa por cuarta vez como el singular, duro y seductor espía, y esta vez es acompañado por bellezas como Lois Chiles y Corinne Clery; un pomposo Michael Lonsdale; y por los habituales Bernard Lee (M), Lois Maxwell (Moneypenny) y Desmond Llewelyn (Q).

Aun tratándose de la cinta más exagerada en la que se vio alguna vez al 007, lo llegamos a ver también en una gran serie de espectaculares secuencias, como la impresionante escena inicial en la que es arrojado sin paracaídas desde un avión, una acrobacia concretada a la perfección por B.J Worth y Jake Lombard (quienes posteriormente regresarían por mas arriesgadas y excitantes confrontaciones aéreas); la lucha contra Jaws en el teleférico; la persecución en bote; la pelea en el museo de Venecia, la tortura en la centrifugadora; y como no, la llegada por primera y única vez (hasta ahora) del implacable trotamundos a nada mas y nada menos que el espacio exterior.

Aquí se dieron cita también algunos de los mejores artistas y técnicos de Gran bretaña (esta vez en co-producción con Francia), como es el caso del músico John Barry, componiendo una de sus mejores y propiamente “etéreas” partituras, encargando por tercera vez en la canción principal a las poderosas cuerdas vocales de la que fue y siempre será “la voz” en los temas principales de la saga, la incomparable Shirley Bassey. Otros miembros indispensables de la producción fueron el fotógrafo Jean Tournier; el editor y director de segunda unidad John Glen; el supervisor de efectos visuales Derek Meddings; y el diseñador de producción Ken Adam, en el que tristemente seria su ultimo trabajo en la serie.

Aunque muchas personas, incluso fanáticos de Bond, acusan a Moonraker de ser una burda, superficial y bufonesca entrada en la longeva serie, no se puede negar que se esta ante una de las cintas mas entretenidas, todo por el inmenso placer de ver al 007 en su carrera de mas grande escala, sorteando como siempre infinidad de peligros, frustrando los planes de millonarios inadaptados, y cerrando su día seduciendo a alguna hermosa damisela, esta vez a la luz de las estrellas y el espacio sideral. Nostálgica.Pierluigi Puccini

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Roger Moore

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:5    Promedio:3.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar