• Por Antonio Méndez

fuzztones-album-review-lysergic-emanationsCrítica

Con este disco debutaron en estudio los Fuzztones, una banda de Nueva York con Rudi Protrudi al frente que remedó los sonidos rock garajeros y psicodélicos de mediados de los años 60.
Fueron uno de los nombres relevantes dentro del revival psicogarage rock del período junto a los Chesterfield Kings o los Lyres.

Junto a Rudy, cantante, guitarra y armónica, en este disco están el guitarra líder Elan Portnoy, el bajista Michael Jay, el batería Ira Elliott y la teclista Deb O’Nair, importante en su calco del sonido 1966-1967 garajero con el órgano vox.
En el álbum, con portada en plan monstruos zombis en ambiente pantanoso y textos interiores simulando las letras de “Tales From The Crypt”, hay muchas versiones y algunos temas propios que se inspiran en bandas 60’s como The Sonics, The Seeds, The Music Machine, The Electric Prunes, The 13Th Floor Elevators, Count Five




Se abre el álbum con “1-2-5”, una canción original de The Haunted, single en 1966, que fue incluida en su LP de 1967.
El ambiente crea un encuentro con una prostituta en un ambiente turbio de juego y misterio.
… noche de niebla, veo a una joven bajo una luz, cara pálida, falda ajustada…
Es un blues-rock garajero con la intensidad típica del género.
La canción original tiene mayor presencia del órgano, aquí combinado en el riff con la armónica de Rudy.

“Gotta Get Some” es otra versión. En este caso de Bond y también del año 1966.
Sonido sucio, oscuro… cuando me acerco, el sentimiento me atrapa…
Rudy se fija en una compañera de clase, está buena… voz ansiosa, sexual… cuando bailamos me pone mucho. Quiero cogerte. Tomarte.
Intro a lo “Hey Joe”, guitarras enredadas, golpe en cencerro…
Similar a la original de los Bond, aunque estos últimos hacen sonar el fuzz y una voz raposa estilo the Seeds.

the-fuzztones-fotos-garage-rock-80sOtra versión del disco es “Journey To Tyme”, una canción, también single en 1966, del grupo Kenny & The Kasuals.
Riff pegadizo, mucho ritmo, sonido angular, ímpetu vocal, coros estilo gregoriano a lo Yardbirds, pandereta.
… hoy todas las esperanzas se han desvanecido, viajemos por el tiempo, un viaje eterno en una ruta en caleidoscopio…
Confusión juvenil psicogaraje.
Gran atmósfera en este corte proto-punk de un temazo original, con Kenny Daniel en una interpretación más rabiosa con un contrapunto vocal dulce.




La primera composición original de los Fuzztones es “Ward 81”, escrita por Protrudi. Es gran tema de ambiente extraño, maníaco, con escenario de psiquiátrico.
En observación 180 días.
… me administran medicina, ventanas con rejas, las paredes parecen suspirar…
Lisergia garajera, obsesiva, con Deb destacada en el órgano.

Volvemos a las adaptaciones 60’s con “Radar Eyes”, original de Godz en 1967.
Vuela chica, llora, chica… seca tus ojos de cristal…
Sonido acuchillante, efectos ácidos, tono de paranoia, voz enajenada.
Tempo letárgico en esta pieza que mejora el cacofónico freak folk original.

Pioneros del rock garajero contundente, los Sonics, son venerados por los Fuzztones, y las varias versiones de sus canciones lo manifiestan.
En “Cinderella”, 1966, composición de Gerry Roslie, crean el ritmo urgente, el guitarreo potente, un solo de armónica, pero le falta la fuerza loca de los Sonics con Bo Diddley llevado a un rockabilly proto-punk.

“Highway 69” es otro corte propio del grupo.
…. paseemos por la ruta del mal camino, la noche es joven y el camino es largo…
Canción de carretera, de liberación.
Fuzz psicogarajero, órgano, voces letárgicas… Muy a lo Question Mark & The Mysterians.
Buen tema.

De Rudy Protrudi también es “Just Once”, la canción que menos pega con el conjunto.
Es una balada melancólica, de dependencia amorosa, con guitarras entre el surf, lo oriental y lo hispano, con influencias también Merseybeat, a lo Searchers, y órgano estilo The Animals.




La segunda parte del LP incluye más temas propios, como “She’s Wicked”, fenomenal canción garajera estilo Music Machine o The Sonics con de nuevo una Deb O’Nair fantástica en el órgano vox.
Podrían haberla grabado en 1966.
… ella es malvada, es mala, chica vudú, le pedí agua y me trajo gasolina…

fuzztones-fotos-criticas-discosTermina el disco (sin bonus tracks posteriores) con “Living Sickness”, una versión de una canción de 1967 de The Calico Wall, un grupo que solo editó un par de singles.
La canción es magnífica, muy atmosférica, con una intro lenta con órgano de tubos, de iglesia, guitarra zumbante, tono paranoico…
Balada enfermiza, mortuoria, en un psicogaraje con gimoteos, lloros.
Un maníaco afirma ser un anuncio ambulante de salud mental y que no le colocarán en ninguna estantería.
Solo por recuperar esta joya oscura, los Fuzztones ya merecen aplauso.
Una pena la escasa discografía de los Calico Wall.

Hay otras ediciones posteriores de “Lysergic Emanations” con bonus tracks que incluyen una versión del “Strychnine” de los Sonics y otra de los Tropics, “As Time’s Gone”.

El disco, aunque con muchas versiones, es una pieza importante dentro del revival psicogarajero que surgió a mediados de los años 80 con fijación por los sonidos crudos y directos, fuzz, ácidos, de los 60.
Hijos de nuggets, hijos de pebbles.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:13    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar