• Por Antonio Méndez

honeycombs-album-review-1964-beatCrítica

The Honeycombs fue una banda de la ciudad de Londres que remedaba el beat surgido en la ciudad de Liverpool.

Este LP homónimo editado en Pye fue su debut, un disco producido por Joe Meek y compuesto en su mayoría por canciones propias escritas por el dúo Howard Blaikley (Ken Howard y Alan Blaikley), quienes también ejercían de representantes del grupo.

Los temas son cortos, de pop romántico, rítmico, con un sonido que en ocasiones recuerda a los Gerry & The Pacemakers.




honeycombs-critica-beat-discos-alohacriticonSu canción más famosa fue “Have I The Right”, con su cantante Dennis D’ell exigiendo el “derecho” a abrazarte, besarte… te esperaré hasta que me lo concedas.
Alegre medio tiempo beat con énfasis en la percusión de la batería Ann “Honey” Lantree, y ecos en la producción de los trabajos de Phil Spector.

Antes, el disco se abría con “Colour Slide”, ágiles guitarras sobre una historia de amor de verano, recuerdos, fotos… con un pop de influencias folk y surf.
Los Shadows también influenciaban lo suyo en este pop británico de comienzos de los años 60.

“Once You Know”, consejos románticos inocentes.
Es una tonada melódica, con punteos limpios, que tanto podía cantarla Gerry Marsden como Freddie Garrity.



La balada “Without You It Is Night” transmite abatimiento tras ruptura… contigo todo es maravilloso, sin ti es una mierda… con D’Ell en tramos de plan crooner tristón.
A lo The Mojos.

Honey canta “That’s The Way”, un medio tiempo con diálogo amoroso y armonías vocales.
La canción, con un curioso puente con aire hispano en una estructura de repetición básica de estribillo, es tipo folk pop estilo The Seekers.


Una de las pocas versiones del disco es “I Want To Be Free”, balada de Elvis Presley (compuesta por Leiber/Stoller) sin el piano de la pieza original y con Honey haciendo coros.

Todo va bien hasta que se acaba.
Más recuerdos de verano en “How The Mighty Have Fallen”, otro corte en tempo lento típico del período, ahora en plan Gene Pitney.

Ritmo dramático el de “Just A Face In The Crowd”, con Dennis ansioso por volver a ver a la cara de la que se enamoró y Honey destacando en la batería.




Joe Meek, el productor, escribió uno de los mejores cortes del álbum, “Nice While It Lasted”, una pieza muy rítmica con órgano, aplausos, un solo del guitarra Alan Ward, base de rock’n’roll 50s… vi la luz, no me trataste bien, fue bonito mientras duró…
Buen tema.

La otra canción escrita por Meek es “She’s Too Way Out” que compuso junto a Butch Davis.
Más rock’n’roll con boogie, solo de piano, picoteos de guitarra, solo de guitarra, gritos y centro en una femme fatale… le prometí todo, se lo di, y me echó…
Pre-garaje.


Otros cortes de Alan Blaikley y Ken Howard, más pop que los de Joe Meek, son…

“Me From You”, canción lenta sobre carpe diem en el amor… las cosas no son para durar, así que disfrutemos…
Es un folk rock agradable, melódico, estilo The Searchers o The Fortunes.

“This Too Shall Pass Away”, el típico “todo pasará”… con balada crooner también estilo Pacemakers.

La segunda versión del LP es “It Ain’t Necessarily So”, el clásico de los hermanos Gershwin, George e Ira, para “Porgy y Bess”.
Los arreglos son interesantes, con mezcla de ritmo tribal, toques orientales, garage rock… y las referencias bíblicas del texto.

La única canción del disco escrita por uno de los miembros del grupo es “Leslie Anne”, compuesta por el guitarra rítmico Martin Murray.
El tema, de texto sencillo y romántico, suena entre Buddy Holly y Cliff Richard con los Shadows.

Álbum escuchable, sin más, de la explosión beat post-skiffle.