• Por Antonio Méndez

jornada-particularDirección: Ettore Scola.
Intérpretes: Sophia Loren, Marcello Mastroianni, John Vernon, Patrizia Basso.

Con guión de Maurizio Costanzo (“Contrato De Sangre”, “La Otra Mitad Del Cielo”), Ruggero Maccari (“Yo La Conocía Bien”, “La Familia”) y Ettore Scola (“Una Mujer y Tres Hombres”, “La Terraza”).

Sinopsis

Adolf Hitler visita Roma y es recibido por Benito Mussolini. El marido y los hijos de Antonietta (Sophia Loren), simpatizantes del régimen, acuden al desfile en honor del dirigente alemán junto a casi todo el barrio en el que residen. Uno de los pocos que se ha quedado es Gabriele (Marcello Mastroianni), un locutor de radio que ha sido despedido de su trabajo por ser homosexual.

Crítica

jornada-particular-critica-pelicula“Una Jornada Particular” es una de las mejores películas de Ettore Scola, quien en este drama psicológico, con el regular fondo de una jubilosa retransmisión radiofónica de un desfile nazi-fascista y el transcurso de un día (de ahí el título del film), hace encontrar a dos protagonistas inmersos en una marginalidad social derivada de un rol desagradecido y de una condición sexual.

La película, iniciada con un documental con imágenes reales de Hitler y Mussolini, está narrada magistralmente a través de una mirada agridulce, templada, que permite reflexionar sobre asuntos sociopolíticos sin rimbombancias ideológicas (las bases del film son más emocionales) y desde una vinculación íntima y escapista.

La fotografía de Pasqualino Di Santis es soberbia, no hay un encuadre ni un movimiento de cámara gratuito.

Los personajes están retratados con dignidad y las interpretaciones son inmejorables.

Fichas en AlohaCriticón

Sophia Loren
Marcello Mastroianni


jornada-particular-marcello-sophia-fotoRoma, 6 de mayo de 1938. En este día especial, la capital de la Italia fascista de Mussolini se prepara para recibir la visita del dictador alemán Adolf Hitler. En una atmósfera festiva, los habitantes de un edificio se dirigen en masa a recibir al Führer a su llegada a la ciudad. Mientras su marido, un fanático fascista, y el resto de su familia acuden al acontecimiento, Antonietta (Sophia Loren), un ama de casa infeliz y oprimida, permanece en un edificio prácticamente vacío. Su vida cambia para siempre cuando conoce a Grabriele (Marcelo Mastroianni), un disidente político perseguido por la dictadura.

Emotiva historia personal con trasfondo político y relato de cómo un breve e intenso encuentro puede cambiar una vida para siempre. Inolvidable película de Ettore Scola y una de las más destacadas de su filmografía. La historia se desarrolla en un solo día marcado por la visita de Adolf Hitler a Roma en el año previo al inicio de la segunda guerra mundial. La película comienza con la recreación de la realidad de la Italia fascista a través de la vida en un edificio de clase trabajadora de Roma y especialmente mediante la descripción de la vida de la familia de la protagonista, Antonietta (Sophia Loren), casada con un militante fascista y madre de seis hijos. La vida de Antonietta describe el papel subordinado que el régimen permitía a la mujer tanto dentro como fuera de la familia. La sociedad de la Italia fascista en general queda brillantemente retratada en el inicio de la película cuando los habitantes del edificio, incluida la familia de Antonietta al completo, se dirigen a participar en el recibimiento e Hitler. Este es uno de los aspectos más destacados e innovadores de la obra ya que hasta ese momento la realidad social de la Italia de Mussolini había sido poco tratada en el cine italiano.

En un edificio prácticamente vacío se produce el encuentro casual de Antonieta con Gabriele (Marcello Mastroianni), un disidente político, y un hombre educado, melancólico y sensible que encarna los valores opuestos a los de su marido, un fanático fascista, autoritario y vulgar. Los dos personajes profundizan en su conocimiento mutuo y unas pocas pero intensas horas bastan para que lo que en principio es una realidad de dos existencias completamente opuestas se convierta en una relación de encuentro, afecto y finalmente con visos de amor entre ambos.

Desde el punto de vista formal la película destaca por un planteamiento original, integrando el espacio personal y el colectivo, al abordar una historia particular en un momento de gran significado en la historia de Italia como es la visita de Hitler a Mussolini en Roma. En este sentido, el planteamiento recuerda a otras películas italianas recreando episodios históricos de la dictadura y la guerra mundial como “Todos a casa” (1960) de Luigi Comencini que comienza el 8 de septiembre de 1943, día del anuncio del armisticio entre Italia y los aliados.

Scola desarrolla en la película algunos de los temas presentes a lo largo de su filmografía como la amistad, el compromiso político y el tratamiento psicológico de las relaciones personales. El espíritu crítico y el compromiso social y político están ciertamente presentes tanto en la recreación de la sociedad italiana durante el fascismo como en la caracterización del personaje de Grabriele. La historia trasciende sin embargo la realidad política y social concreta a través de la relación que se desarrolla entre los dos personajes principales y que se proyecta hacia la cuestión universal de la complejidad de las relaciones personales. La combinación de ambas dimensiones ha estado presente a lo largo de la obra del director tanto anterior (“Una Mujer y tres hombres”, 1974), como posterior (“Mario, Maria, Mario”, 1993), y queda de nuevo plasmada de manera brillante en esta película. Algunas referencias concretas también son compartidas con otras películas del autor como la novela “Los Tres Mosqueteros” de Alejandro Dumas, y también con otras películas situadas en el mismo periodo como el uso de la radio como elemento importante en la construcción de la historia.

Excelentes interpretaciones de dos grandes figuras del cine italiano como Marcello Mastroianni y Sophia Loren que protagonizaron juntos de nuevo una película tras varias colaboraciones precedentes como “Ayer, Hoy y Mañana” (1963), y “Matrimonio a la italiana” (1964). En una película en la que las interpretaciones principales llevan todo el peso de la historia, la elección de actor y actriz principal no podría haber sido más acertada. Ambos destacan en la difícil tarea de hacer verosímil esta intensa historia de amor entre dos personas desconocidas y orígenes tan distintos. El papel de Antonietta es uno de los más destacados de Sofia Loren en toda su carrera que se encontraba ya en un periodo de madurez perfecto para su personaje. Mastroianni destaca igualmente en su papel de Gabriele, en el que rompiendo con su imagen de masculinidad característica interpreta a un personaje homosexual que le valió la nominación a los oscar como mejor actor.

Cabe destacar finalmente que la película tuvo una buena acogida en su momento recibiendo junto a otros muchos premios dos nominaciones al Oscar (película de habla no inglesa y actor principal para Mastroianni). En definitiva, una película conmovedora e inolvidable que pesar de situarse en un momento histórico muy concreto mantiene validez universal.

Tomás Soria

Fichas en AlohaCriticón

Sophia Loren
Marcello Mastroianni

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:63    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar