• Por Antonio Méndez

t rex prophets seers sages album cover critica reviewAntes de convertirse en estrella del rock y grabar discos extraordinarios como “Electric Warrior” o “The Slider”, Marc Bolan era un artista folk de culto por sus eruditas letras sobre duendes, enanos o magos con profusión en imaginería natural.

Recreaba universos de escritores como J. R. R. Tolkien y Clive Staples (C. S.) Lewis para solaz de sus principales fans por aquella época, hippies rebosantes de ácido encandilados con sus historias fantásticas y mitológicas. Para crear tales narraciones sonoras solamente necesitaba su guitarra acústica, su singular voz, la visceral y frenética percusión de Steve Peregrine Took, y su talento para crear melodías encantadoras y extraños relatos en clave poética.

t rex mar bolan prohets seers sages album back cover contraportadaEl tono adoptado era de cuento infantil que nos traslada a lugares reales o imaginarios con extraños personajes humanos y animales. Denotan gran imaginación lírica y un óptimo sentido de la atmósfera, aunque a veces su capacidad imaginativa no establece una correlación con el aspecto musical, recayendo en melodías reiterativas que provocan que varios pasajes resulten aburridos y monótonos, como “Deboraarobed”, cuya parte final grabada al revés consigue un clímax insufrible, o “Scenes Of Dinasty”, larga pieza que solamente cuenta con el acompañamiento de las palmas de Took y con Bolan narrándonos la leyenda del terrible Scenescof.

Su capacidad para la melodía, aunque redundante en esta ocasión, es perceptible en cortes como “Stacey Grove”, pegadizo tema que cuenta las andanzas de un errante profeta gatuno que bebe zumo de bellota y duerme apoyado en un leño junto a su perro, o “Wind Quartets”, uno de los mejores cortes del disco gracias a la dulzura de su concepción y su texto absurdo lleno de originales imágenes.

Otros temas aprovechables, casi todos de menos de dos minutos, son “Conesuela”, la historia de una costurera quien bajo el sol y la lluvia se dedica a confeccionar ropajes para los animalillos del bosque; “Trewlany Lawn”, delicada melodía con el contrapunto de unos enervados bongos de Took; “Aznageel The Mague”, canción sobre un maligno hechicero que mora en cavernas y es perseguido por un cóndor; “Oh Harley”, canción de sabor medieval con el protagonismo de un arlequín y una enana llamada Rose; “The Travelling Tragition”, hermoso tema sobre un artista nómada de nacionalidad persa; o “Salamanda Palaganda”, canción de simpático estribillo que pone de manifiesto el gusto por crear palabras nuevas y sinsentido de Bolan con un gran trabajo en la percusión de Steve.

Bolan, bajo el nombre de Tyrannosaurus Rex, lo haría mucho mejor en el subestimado y magnífico “A Beard Of Stars”.

Ir a la biografía AlohaCriticón de T. Rex

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:9    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar