• Por Antonio Méndez

nick cave bad seeds dick lazarus dig critica review albumNick Cave, cantautor surgido en el post-punk, es un compositor de líricas urbanas tan sombrías como teatrales, tan cáusticas como sofisticadas, sean en clave de crooner con bases blues-rock o como intérprete garajero con trasfondo de muro ruidista.

Sus influencias más notorias son Iggy Pop, Lou Reed, Tom Waits, David Bowie, Jim Morrison o Leonard Cohen, y sus influenciados (que también poseen huellas de los previos) se encarnan en gente como Mark Eitzel, Mark Lanegan o Grant Lee Phillips.

“Dig!!! Lazarus Dig!!!” no es que vaya a sorprender a los duchos conocedores de su obra (que ha ofertado discos como “From Her To Eternity”, “Tender Prey” o “The Good Son”) pero sí le apuntalan su acreditada valía compositiva.

Con referencias bíblicas abre el disco el título que da nombre al álbum, un blues-rock garajero con declamación, bajo sinuoso, riff guitarrero insistente y percusión minimalista, que narra las peripecias de traslado de Nueva York a California con el protagonismo de un Lázaro que mejor se quedase muerto que vivir y contemplar el panorama actual.

“Today’s Lesson” es una de las mejores piezas del álbum. Garage-rock sexual con ecos de los Stooges y una excelente línea de bajo funk, antesala de la elegante “Moonland”, canción lenta con sensual tempo sobre persecuciones y amantes en épocas invernales, con un Cave que pasa del recitado crooner a lo Bowie al susurro en tono perverso.

“Night of the Lotus Eaters” emplea un pertinaz loop con ritmo psico-blues-rock que genera una ominosa e hipnótica atmósfera. El escenario es apocalíptico y en el mismo el narrador avisa de la defensa ante nuestros catastróficos líderes. No faltan guitarras maullantes, percusión oriental y coros espectrales en una de las varias canciones del disco en las que su voz recuerda a la de Bruce Springsteen.

El garage-rock melódico y ardiente con coros “uuu..uuu..uuuuu” de “Albert Goes West” es una de las cumbres del disco y cuenta la historia de una fuga con el tal Albert escapando tras un hecho criminal ocurrido en un rancho de un amigo.

Otra de las canciones más interesantes del álbum es “We Call Upon the Author”, electro-noise-pop que tanto debe a la Velvet Underground como al kraut-rock, y en la cual, de nuevo con enfoque apocalíptico, pide cuentas a los autores por la bazofia creativa (“Todo es banal y aburrido” o “Bukowski es un gilipollas” llega a afirmar en el texto) y también, fabulando un pelín, parece reprochar su mutismo al propio Dios ante los acontecimientos de “Su” mundo.

Otros cortes del álbum son “Hold On To Yourself”, con cuerdas imitando a gaviotas antes de resonar un ritmo a lo Bo Diddley; la balada “Jesus of the Moon”, plácida recreación de los modos de Tom Waits con el narrador en busca de cambios existenciales y evocando a su amante en posición de crucifixión en el hotel St. James.; “Midnight Man”, balada con voz a lo Springsteen con bellas imaginerías poéticas de crisálidas, loops de Warren Ellis y un efectivo estribillo sublimado por el uso del órgano por parte de Mick Harvey; y “More News From Nowhere”, elegante medio tiempo pop-rock con cálidos coros y recitado con una curiosa lírica surreal, en la que cabe P. J. Harvey, un cíclope gigante fan del propio Nick Cave, o una groupie con la que charla sobre el progreso de los planetas antes del mete-saca de rigor. Así cualquiera le da con ganas a la astronomía.


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:14    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies