• Por Antonio Méndez

lou reed transformer portada coverSi Lou Reed simplemente hubiese firmado este soberbio disco (dejando al margen sus influyentes grabaciones con la Velvet Underground) ya ocuparía un lugar de honor en la historia del rock.

Se trata de un álbum con parte de las constantes temáticas del compositor neoyorquino (travestis, putas, homosexuales, drogadictos, extraños personajes…) que grabó en asociación con David Bowie y Mick Ronson.

La perspectiva urbano-sexual, tan cínica como melancólica, ambigua o provocadora, de la escritura de Reed, se ve enriquecida con la teatralidad glam-rock de Bowie/Ronson para ofertar joyas como “Vicious”, “Perfect Day”, “Make Up”, “Satellite Of Love”, “New York Telephone Conversation” y el clásico (prostituido no en pocas ocasiones en anuncios televisivos) “Walk On The Wild Side”.

Si la producción conjunta de los dos citados es excelente, hay que expresar una especial mención para Mick Ronson (ya que muchas veces sólo se menciona a Bowie), quien además de producir, arregla las cuerdas y el bajo, toca la guitarra y el piano, convirtiéndose en pieza esencial para la consecución del heterogéneo sonido.

Klaus Voorman y Herbie Flowers (que introduce una magnífica tuba, además del bajo) son otros imprescindibles componentes para lograr una perfecta interactuación entre grandes músicos que consuman un trabajo magistral lleno de ingenio, ironía… Un ecléctico muestario sonoro con glam-rock o pop pasando por el hard-rock o el jazz con ambientes cabareteros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies