• Por AlohaCriticón

¡ESTO ES RITMO!

Dirección: Thomas Grube y Enrique Sánchez Lansch.

Intérpretes: Película documental.

Documental producido en Alemania que desarrolla la idea didáctica de

preparar a doscientos cincuenta jóvenes, para un encuentro coreográfico con

la Filarmónica de Berlín a través de una obra de Igor Stravinsky: “La

consagración de la primavera.”

Aunque las primeras sensaciones acústicas y visuales incluidas en el prólogo

(tonada rap y panorámicas de un barrio humilde), pudieran hacer pensar que

uno se adentra en una descripción dura y difícil de una tribu urbana de la

moderna Alemania, nada más lejos de ello: se trata, sin embargo, de la

titánica tarea de acercar la cultura al universo infantil y adolescente

partiendo de una composición musical de corte clásico y un ballet.

“¡Esto es ritmo!” se divide cronológicamente en segmentos coincidentes con

las distintas semanas de aprendizaje de los distintos grupos, la asistencia

de los “bailarines” a un ensayo de la Filarmónica, una puesta en común de lo

trabajado por ambos grupos y, finalmente, la representación ante un público

entregado.

Dos realizadores detrás de las cámaras fueron los garantes de trasladar a

documento original y, sobre todo, pedagógico, lo que otros dos profesionales

de la danza y la dirección musical ejecutaron delante de esas mismas

cámaras.

El alemán Thomas Grube y el asturiano (pero no menos germano) Enrique

Sánchez Lansch, con inquietudes artísticas similares, se encargaron en la

parte técnica de que el proyecto se encauzara de la forma más adecuada a la

labor paciente desplegada por Royston Maldoom y su equipo, por un lado, y

Sir Simon Rattle y la Filarmónica de Berlín, por el otro.

El banco de pruebas que incluye “¡Esto es ritmo!” se convierte en una

recomendación obligatoria para educadores en general, por la provechosa

oportunidad de asistir al enriquecedor y estimulativo proceso puesto en

marcha por Rattle y Maldoom, a la hora de transmitir una pasión (contagiada

en ellos mismos por el propio Stravinsky y por Nureyev, respectivamente) a

unos jóvenes inexpertos que, con ciertas reticencias en un inicio pero

involucrados totalmente a su término, consiguen escenificar la famosa

partitura del compositor ruso al lado de la orquesta más prestigiosa del

mundo.

Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:3    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación