• Por Antonio Méndez

death-cab-cutie-asphalt-meadows-albumCrítica

Ben Gibbard es un autor de talento para la creación de pop melódico, melancólico, triste, reflexivo… cuya carrera con los Death Cab For Cutie nos ha dejado discos de alta estima.

Después de la salida de Chris Walla y de trabajar con Rich Costey, ahora es John Congleton el productor de este trabajo, un disco, como todos los de este grupo, de grata escucha y notable lirismo en clave introspectiva.

Se abre “Asphalt Meadows” con “I Don’t Know Hot I Survive”.
Tempo lento con un intrincado y pegadizo riff de guitarra (lo más significativo del tema) y una potente inclusión fuzz noise que “ensucia” partes del tema en contraste con la dulce voz pop de Gibbard y el teclado new wave.

Art rock de cierto nivel.




death-cab-for-cutie-asphalt-meadows-critica-reviewLa distorsión continúa con “Roman Candles”, canción de explosión vital en momentos malos… relájate, todo se irán…
Intenso ritmo con machacona percusión, disonancias, juegos vocales y estructura cambiante y con crescendo en poco más de dos minutos.

Los arreglos están currados.

La canción que titula el LP, “Asphalt Meadows”, es una poética romántica urbana con órgano y piano, dinámica sección rítmica, buen trabajo de Nick Harmer en el bajo y de Jason McGeer en la batería, y con una adecuada interpretación melódica, elegante, de Gibbard.

“Rand McNally”.
Aquí, los Death Cab For Cutie manchan un atlas con café, se mueven en carreteras desiertas, parecen no ver nada, no decir nada.
Metáforas de paso del tiempo y esperanza… no dejaré que la luz se apague.

Luminosos arpegios y tempo lento.



Influencias new wave/post-punk en la canción “Here To Forever”, sonido angular y de nuevo asuntos de transcurrir vital.

Veo películas antiguas y todos ya están muertos.
Se mueven por la pantalla.

Es una de las mejores canciones del disco con un estupendo estribillo punteado con el riff de guitarra.

En “Foxglove Through The Clearcut”, Ben nos cuenta hablando la historia de un hombre aislado junto al océano, un hombre que nunca pisó el mar, un vagabundo solitario que no avanza más porque llegó al fin de la Tierra.
Más tarde el hombre busca alcanzar el cielo.

El estribillo es meloso añadiendo arreglos espaciales con redobles de marcha.
Existencial, místico.




“Pepper” es la mejor melodía del disco.

Guitarra acústica y ritmo en medio tiempo, con piano, citas a los Beatles, fondo romántico y otro notable estribillo con Harmer de nuevo destacado en el bajo.

Bésame, dime que alguna vez fuiste mía.
Ruptura.
Recuerdos.


Más cañera es “I Miss Strangers”, potente y con arreglos interesantes, de un tenso post-punk a la variante psicopop a lo Brian Wilson y Curt Boettcher.

La canción “Wheat Like Waves”, con referencia a los Prefab Sprout, la podrían haber grabado Fountains Of Wayne en los años 90.

Melódica, influencias folk/jangle pop, sintetizador, dulce estribillo, envolventes arreglos guitarreros…

Retoman el paso del tiempo… desaparece de tus manos en días largos y solitarios… en “Fragments From The Decade”, balada con memoria taciturna y toques de lisergia.

Termina el disco con “I’ll Never Give Up On You”, sofisticación art rock con tono oscuro, obsesivo… no más drogas, no más ambiciones…
Todo me da igual, menos tú.
Paso de todo… menos de ti.

Mantra-himno. Sin rendición romántica.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar