• Por Antonio Méndez

muse-will-people-album-review-criticaCrítica

Glam rock, tecno pop e incluso metal se dan cita en este disco del trío británico Muse en un trabajo con cortes de escenario distópico.

La canción que titula el disco, “Will Of The People”, tiene influencias glam rock a lo Gary Glitter con toques melódicos del “Money Money” de Tommy James.

Bullanguera, intensa, con coros animosos y propósitos de revolución contra los totalitarios.

Se repite mucho, como casi todas las piezas del álbum.




muse-will-people-critica-review-alohacriticon“Compliance”.
Es un corte tecno pop en medio tiempo.
Muy nueva ola 80s, ecos de la ELO, sintetizadores.

La melodía tiene escasa trascendencia, con un estribillo muy simple.

El texto trata, dentro de la distopía ya apuntada previamente, promesas de mejor vida.
Tienes que cumplir sus deberes.
Pero cuidado… detrás está el engaño.

“Liberation”.
Trata los radicalismos… seguramente dirigidos por el propio poder distópico para el enfrentamiento.

El sonido, arena glam rock con juegos vocales, es un calco de Queen.



“Won’t Stand Down” es un corte de base metalera que remacha la lucha del individuo contra el abuso.

Emocional, con variantes de tempo, distorsión y punteos rápidos con riff de guitarra metralleta.

Con la balada “Ghosts (How Can I Moved On)” se aquieta el álbum tras la estampida previa.

Matt Bellamy toca un piano clásico, a lo Michael Nyman, en una instrumentación bastante desnuda.

Gran melodía.


“You Make Me Feel Like It’s Halloween”.
Esta canción utiliza Halloween como metáfora de terror en violencia doméstica.

Su sonido fundamental es tecno pop 80s con vocoder, falsete, órgano de iglesia y un solo guitarrero hard rock.

Se puede bailar y podría ser fondo sonoro de una película exploitation 70 u 80, de esas disfrutables de terror-friki de serie B.

Suena una alarma urgente en “Kill Or Be Killed”, intensa pieza rock de supervivencia ante una amenaza.

Su sonido tiene influencia del heavy metal británico de los 80 y del nu metal 90s.

Con “Verona”, romanticismo trágico shakesperiano, vuelven los sintetizadores y la épica de estadio con trazos glam.

Destaca la interpretación vocal de Bellamy, el trabajo de teclados y el guitarreo a lo U2.




“Euphoria”:
Ritmo rápido, enfoque operístico y pegadizo estribillo.

La canción, escapismo a través de liberar endorfinas, de catarsis, de hedonismo, posee la emoción e intensidad típica del grupo con un rock que podrían cantar los Darkness.

Termina el LP con “We Are Fucking Fucked”, un tema de creciente alto ritmo, mezcla de glam a lo Sweet, Queen y punk, con un enfoque pesimista sobre un futuro con el ciudadano jodido.

O reaccionas o te vas al garete.