• Por Antonio Méndez

Crítica

Álbum glam-rock y art-rock de Steve Harley y sus Cockney Rebel, un interesante nombre del período setentero que, con vocalidad afectada-teatral y textos tan sexuales como románticos, líricos o cáusticos, de tonos oscuros y melancólicos, poseía ascendencias de T. Rex, Roxy Music o David Bowie, sin olvidar a Bob Dylan, los Kinks, el music-hall; con ambientes decadentes y alguna resonancia del mundo circense.

Producido por Alan Parsons, y con la participación de Geoff Emerick como ingeniero, este “The Psychomodo” fue su segundo LP tras “The Human Menagerie”.

El citado universo circense se aprecia en los diluidos sonidos introductorios de “Sweet Dreams”, canción con teclado juguetón de Milton Reame James que ya nos presenta el papel esencial del violín de Jean-Paul Crocker en el LP. No es de lo más destacado de un álbum que enlaza esta primera pieza con el título homónimo, rítmico corte glam-pop que parece mezclar a Bolan con Dylan.

steve-harley-disco-critica“Mr. Soft” le acerca a Ray Davies en su faceta más music-hall con atmósfera de circo y coros casi de ejército ruso, mientras que “Singular Band” muestra sonidos jazz.

“Ritz” y “Cavalier” son dos baladas épicas con imaginería poética y espléndidas melodías. La primera, con sonidos de guitarra acústica, posee un tono sombrío, triste, enaltecido por los sonidos plañideros del violín; mientras que la segunda, con un riff melancólico de teclado, es una maravilla a pesar de que su extensión desbarate un tanto su primer efecto emocional en el ánimo del oyente.

La melódica “Bed In The Corner” tiene ecos de Phil Spector en la percusión, trompetas mexicanas y un gran trabajo de Crocker en las cuerdas, con un violín azorado en sinergia con las guitarras eléctricas en “Sling It”, canción que termina con una coda tipo folk celta.

El disco no se podía cerrar de forma más hermosa que con “Tumbling Down”, otra balada épica con resonancias vocales de Bowie/Dylan, nostálgico piano, preciosa melodía, coros que ornamentan primorosamente el estribillo y suntuosos arreglos de cuerda y viento.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Cockney Rebel