• Por Antonio Méndez

boo-radleys-keep-on-with-falling-albumCrítica

El grupo inglés The Boo Radleys, nombre sacado de un personaje de la novela “Matar Un Ruiseñor” de Harper Lee (interpretado en el cine por Robert Duvall en la película dirigida por Robert Mulligan con Gregory Peck como el protagonista Atticus Finch), tuvieron un pelotazo en la época britpop a mediados de los años 90 con el fenomenal single “Wake Up Boo!”, convirtiendo a la banda de Sice (Simon Rowbottom) y Martin Carr en un efímero visitante de radiofórmulas.

Sus sonidos pop con influencias 60s de la psicodelia y el sunshine pop duraron poco en las FM.

Rompieron en el año 1999.

Ya sin Martin Carr, el compositor en su época de los 90, los Boo Radley regresaron a girar en el 2021 y a grabar un año después este álbum, “Keep On With Falling”, un disco editado en su propio sello BooSTR Records y producido por uno de los miembros del ahora trío, Tim Brown.




boo-radleys-keep-on-with-falling-album-review-criticaSice, el cantante y guitarrista, y Brown, bajista además de productor, están acompañados por el batería Rob Cieka.

El resultado es luminoso pop-rock melódico con buen trato vocal (influencias de los Beach Boys).

No es que las canciones trasciendan demasiado, pero tiene cortes de mérito que ganan con cada escucha por su valor melódico y la interpretación vocal.

La apertura es “I’ve Had Enough, I’m Out”.
Intro lenta con punteos acústicas y progreso en un medio tiempo pop-rock con juegos vocales y arreglos de cuerdas.
Sin riesgos, dulzón, sin estridencias.



“Keep On With Falling”, la canción que titula el álbum, recuerda en el inicio a los manierismos vocales de “Wake Up Boo!”, sin su contagiosa efervescencia, en un grato sunshine pop, de nuevo en medio tiempo, buenos arreglos y con un estribillo pegadizo muy 60s: The Free Design, The Sunshine Company

En “All Along”, Sice pensaba que iban a socorrerle… pero no era verdad. Incomunicación en pareja…
Es un pop-rock de suntuosos arreglos vocales, ligeros trazos de lisergia e influencias soul-funk.

La percusión y los instrumentos de viento se hacen notar en la intro de “I Say A Lot Of Things”, una de las mejores y más disfrutables melodías del álbum.

Es un pop de tres minutos muy 60s, entre el beat británico de 1965 y la Costa Oeste de 1967, luminoso, fresco, de ritmo alegre, bien cantado por Sice, pop para ambiente de cóctel.




“Tonight” tampoco está nada mal.
Jangle pop con voz dulce, estupenda melodía y arreglos de cuerdas con violines.
Podrían cantarla los Zombies, lo que ya es mucho decir.

La balada “A Full Syringe And Memories Of You”, con un puente con distorsión vocal, es otra notable melodía con melosa voz… déjame donde hay luz, he hecho mi elección… y prolijo trabajo en arreglos.

Un sintetizador en la intro de la elegante “Call Your Name”, canción lenta romántica de envolvente psicopop a lo Temples con reverb y arreglos orquestales.


“Here She Comes Again”, con toques hispanos, es un soft rock 70s con arreglos de viento y, de nuevo, distorsión en la voz.
El trato vocal es exquisito. La canción no tanto.

“You And Me” vuelve al medio tiempo pop-rock, suave, melódico, en esta ocasión más cerca de la new wave que del pop 60s y con menor relevancia que otras piezas del disco.

Sonido más duro de guitarra en la intro de “I Can’t Be What You Want Me To Be”, que atempera el ritmo con una balada dramática con suficiente fuerza emocional, en especial su magnífico puente.

Se cierra el álbum con “Alone Together”, tema de pautas similares a los anteriores, de nuevo con más herencia del pop de nueva ola con sintetizadores 80s.
Melódico, dulce, sofisticado.