• Por AlohaCriticón

olvidate de mi cartel poster eternal sunshine of the spotless mind movie review pelicula

¡OLVIDATE DE MI! (2004)

Director: Michel Gondry.

Intérpretes: Jim Carrey, Kate Winslet, Tom Wilkinson, Kirsten Dunst.

Con guión de Charlie Kaufman (“Adaptation (El Ladrón De Orquídeas)”, “Cómo Ser John Malkovich”).

Joel Barish (Jim Carrey) comprueba como su antigua pareja Clementine (Kate Winslet) ha perdido todos los recuerdos de su relación gracias a los métodos del Dr. Howard Mierzwiak (Tom Wilkison), llevados a cabo en la empresa Lacuna. Joel intentará hacer lo mismo, recurriendo también a los procedimientos del doctor Mierzwiak, para intentar borrar sus recuerdos con Clementine.

Jack Kerouac, uno de los escritores más importantes de la Generación Beat y autor de la mítica novela “On The Road” dijo: “vive tu memoria y asómbrate”. Este film, cuyo título original, “Eternal Sunshine of the Spotless Mind”, deriva de un texto del seminal poeta Alexander Pope, nos asombra sumergiéndonos en la memoria de Joel Barish, personaje interpretado de manera magistral por Jim Carrey.

Michel Gondry, un experto director de videoclips, dirige su segundo largometraje con “¡Olvídate de mí!” y, al igual que en su debut, “Human Nature”, vuelve a contar con la colaboración en el guión de uno de los creadores más interesantes del Hollywood actual, Charlie Kaufman, el autor de “Como ser John Malkovich” o “Adaptation”.olvidate de mi eternal sunshine of spotless mind critica review

En un mundo lleno de clichés y tópicos la mente inquieta y original de Kaufman, aquí con alguna similitud con textos de Philip K. Dick, es un soplo de aire fresco, implicando a personajes en situaciones extrañas con rasgos de absurdo y surrealismo que sirven, paradójicamente, para otorgar una mayor dimensión humana y real al asunto, siempre tratado con la empatía suficiente para interesar al respetable.

La imprevisiblidad y creatividad de sus propuestas convierten a Kaufman en uno de los grandes guionistas del momento.

olvidate de mi fotos jim carrey“¡Olvídate de todo!” es en su raíz una seductora historia de amor, de sufrimiento amoroso, un divertido y complejo viaje al subconsciente, al mundo de la pareja, al autoconocimiento y al aprendizaje vital. A la comprensión de que la existencia se conjuga de buenos y malos momentos que definen psicológicamente al individuo en su presente en derivación del pasado vivido, que la experiencia, sobre todo la mala, nos permite aprender y evolucionar como seres humanos.

La abigarrada mirada del ex músico punk Gondry, con un tono que manifiesta situaciones humorísticas, sensibles, dulces y agrias, termina por conformar una estupenda cinta muy bien montada por Valdís Óskarsdótirr, rica en una imaginería visual sometida a la implicación del estado psicológico, y perspicaz y penetrante en su inventivo contenido.

Excelentes interpretaciones, con Jim Carrey demostrando que desde hace cierto tiempo vale para mucho más que el, por otra parte muy meritorio, slapstick y humor gestual.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Michel Gondry

Jim Carrey

Kate Winslet

Tom Wilkinson

Kirsten Dunst

Mark Ruffalo

Elijah Wood

Joel (Jim Carrey) es un apocado y solitario hombre que busca a alguien con

quien compartir su vida. Un día conoce en un tren a Clementine (Kate

Winslet), una mujer impulsiva que acabará siendo parte importante de su

vida. Todo esto cambiará cuando Clementine decide romper la relación y

además se somete a una operación de lavado de cerebro para borrar los

recuerdos de la pasada unión. Resentido, Joel opta por hacer lo mismo, con

la salvedad de que en el momento de la operación sus recuerdos se negarán a

ser borrados.

“Olvídate de mí” es la nueva propuesta del peculiar guionista Charlie

Kaufman, tras los (excelentes) libretos de films como “Adaptation”, “Cómo

ser John Malkovich” o “Confesiones de una mente peligrosa”, que una vez más

vuelve a incidir en una historia loca y desatada, a contracorriente de los

mascados guiones que abundan en mucho del cine de hoy día. Resulta curioso

que se hable primeramente del guionista en lugar del director, pero no

cabe duda de que Kaufman es todo un autor, con un universo propio, en el que

caben tanto la tragedia como la comedia de humor surrealista, como la

presentación de personajes decididamente “freaks”.

A los mandos de esta película podemos hallar a Michel Gondry, un realizador galo que logró cierto prestigio como director de videoclips para Bjork, The White Stripes o Kylie

Minogue. Gondry debutó como director de largometrajes con “Human nature”,

también escrita por Kaufman, y es que con la salvedad de George Clooney, las

historias de este guionista siempre han sido llevadas a la gran pantalla por

directores de la generación MTV, como el propio Gondry y Spike Jonze. Estos

directores se han mostrado la mar de capaces para la traslación en imágenes

de estas extravagantes historias, quitando la razón a esos puristas

reaccionarios que no reconocen en absoluto los méritos de un director si

proviene del mundo de los spots musicales, y que puede mostrase tan capaz

como el que más para rodar buenas películas, hay tenemos a David Fincher

(Seven, El club de la lucha). Claro que para esto es necesario tener una

buena historia, pues ahí están los nefastos ejemplos de McG (Los ángeles de

Charlie) o Antoine Fuqua (El rey Arturo).

De lo que no cabe duda es del buen hacer de Gondry a la hora de llevar la

historia, pese a sus saltos en el tiempo y a tratar el caótico aspecto de

introducirse en la mente de alguien. Los que están acostumbrados a películas

en las que sabes en todo momento lo que va a suceder se llevarán una

desagradable sorpresa al hallarse ante un producto bizarro, sin complejos ni

ataduras, pero muy coherente consigo mismo. Es una comedia romántica a

contracorriente, lejos del modelo “Julia Roberts”, que cumple la máxima de

que la mayor autenticidad se logra a través de la mayor extravagancia, no a

través de un romanticismo acartonado y un humor de salón, como en idioteces

del calibre de “Pretty woman” o “La boda de mi mejor amigo”.

Otro de los aspectos destacados es el apartado interpretativo, con un Jim

Carrey haciendo quizá la mejor actuación de su carrera hasta este momento,

mucho más circunspecto que de costumbre. No menos elogios merece Kate

Winslet, que demuestra una vez más su versatilidad para interpretar todo

tipo de personajes. Merecen asimismo una reseña positiva los actores

secundarios como Tom Wilkinson, Mark Ruffalo o Kirsten Dunst. Una música muy

adecuada y una fotografía muy explicativa ayudan al buen acabado del

producto.

En un film de estas características es difícil mantener un nivel

sobresaliente, con lo que hay que señalar que en algunos momentos se

producen bajones de ritmo, rápidamente subsanados. Con todo esto, lo que

tenemos es una película muy recomendable, que quita mucha razón a aquellos

que dicen que el cine estadounidense es basura llena de tópicos. Gracias a

este tipo de films todos los agoreros que fustigan de continuo al cine

americano se quedan sin grandes motivos para ello.David García

Por años se han hecho filmes acerca de la mente, su introspectiva es diferente en las constantes ocasiones, pues a ciencia cierta nadie sabe con lo que se va a topar, es como decir que nadie sabe en realidad que es lo que hay en su cerebro, o referirnos a que nadie llega a conocerse a sí mismo en toda su vida, pero de cualquier manera mueren felices, esto porque no se percatan de su errores, sólo se convencen de que lo que piensan está bien, o es un impulso, coincidencia, pero si en verdad las partes fragmentadas de nuestra vida, aquellas que provocan dudas y pensares diferentes, todas estas partes son en verdad pertenecientes a un todo, y este todo es tan concreto que pareciera explicar la existencia misma.

Ciertamente el pensar, el sentir y actuar conforme a las características anteriores es una miscelánea de sentimientos, dudas, reacciones, creaciones y destrucciones, ¿cómo lograr plasmar estas ideas en un filme que logre golpear al público y hacer que se cuestione acerca de su propia existencia?, les diré el nombre de este producto, “Olvídate de mi”, este producto es el mejor que he visto acerca de la adaptación de la mente, pues no intenta explicar en esencia lo que pasa en nuestra masa gris, en verdad la variante de su tempo es su mayor virtud, los constantes saltos, las dudas y la incertidumbre es lo mejor de esta película; y es entonces cuando yo me pregunto ¿no es acaso esto lo que pasa en nuestra mente?, me refiero a que el filme plantea su historia de forma demasiado singular, logrando atrapar la atención del espectador y al mismo tiempo logra despistarlo, ¿es acaso esto posible?.

El director Michel Gondry logra explotar el concepto de lo desconocido y adaptarlo de forma extraordinaria a su trabajo, plasmando más dudas que respuestas, todo esto lo logra al poner en escena a una pareja poco usual en la mayoría de sus vivencias, pero con sentimientos tan idénticos a los de una persona normal, mostrando una careta que provoque incertidumbre, pero escondiendo la verdadera esencia del personaje; es entonces cuando el magnífico trabajo del guión entra en acción, pues logra palpar los sentimientos más recónditos, logrando mostrar las razones de las acciones, viendo todo desde una óptica más allá del impulso o lo indescriptible, mostrando en realidad que la mente no es un libro que se abre y se cierra, que se puede leer o plasmar en un mapa, pues aunque se logre trazar ciertas vertientes en nuestro cerebro, en verdad todo es factible a un error.

Sin duda alguna todo lo ya antes mencionado se plasma en este filme de forma loable pero cómica, no es un documental, un reportaje o una historia de amor que pretende ser didáctica para cualquiera, en realidad el concepto es tan indescriptible y es esto lo que le hace especial al filme, lo que logre que se eleve sobre las típicas redundancias de los filmes ciencia ficción, o historias de un romance lindo pero cursi, explayándose en un espacio fantástico, experimentando y jugueteando en la mente de otro, tomando a la ligera el cerebro de otro, mofándose de sus sentimientos y de hasta su propia existencia, es como jugar con jeringas y material biológico, o comer en quirófano o al lado de un cadáver, no es ético, eso es este filme, no es ético, a pesar de tener una cita de Alexander Pope como título “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”, en verdad es filosófico, pero no es ético, la filosofía es la madre de todas la ciencias (o al menos eso se pensaba), pero esto no se refiere a que las ciencias sean fidedignas, eso es lo que manifiesta Michel Gondry, “La vida no es fidedigna”, pues tal vez alguien jugó con tu cerebro anoche pero no lo recuerdas, ¿como decir que no te han borrado 1 o 2 años de tu vida?.

Sin embargo la película tiene una ligerísima falla, en su mayoría sus escenas son fabulosas, pero quedan algunas escenas que logran que el filme se vea levemente decaído, estas escenas son pocas y esto no quiere decir que sean escenas malas, sino que son menos dinámicas, pero en el resto debo señalar que es espectacular, meritorio el guión de Charlie Kaufman, Michel Gondry y Pierre Bismuth premiado de manera justa en la ceremonia de los “Oscares”, aunque poco aceptable que no halla sido nominado el filme en otras categorías, como en caso de Jim Carrey, cuya actuación es fenomenal, en un registro que se le desconocía, sin duda alguna su interpretación es magnífica pero levemente superada por la de Kate Winslet, pues como ella misma señala que siempre ha sido la chica del corsé o la de la flor en el sombrero, mientras que en esta ocasión su personaje juguetea con el color de su cabello, es extrovertida y completamente impulsiva, sin pasar por alto las actuaciones de sus compañeros de reparto, actores muy capaces que se desenvuelven en escena de forma rutilante; no obstante no hay que pasar por alto la música compuesta y utilizada de forma magistral, en sí el filme es una obra maestra, cabe recomendarla ampliamente y si se puede visionar en dos ocasiones una seguida de la otra, mejor aún. Sólo resta decir “Sublime”.

Lucio Avila

Imposible olvidarse de una película como ésta. Michel Gondry y Charlie Kaufman, al parecer, se las dan de originales. Juntos componen filmes diferentes a los de sus colegas y consiguen impactar con ellos. El oficio de hacer películas tiene sus dificultades pero lograr además que el espectador no las olvide es una maniobra casi milagrosa, excepcional y admirable.

Siguiendo el ejemplo que propone la película, sería recomendable poder acceder a una clínica para borrar de nuestra memoria todo recuerdo relacionado con largometrajes como éste, a saber: aquéllos que verdaderamente valen su duración en oro (es larga, y bastante) de este modo, “like an eternal sunshine of the spotless mind” podríamos enfrentarnos al noble arte de contemplar proyecciones sin sentirnos criticones ante lo criticable, porque ya nada posterior sería mejor o peor que lo anterior, que lo ya visto, porque sencillamente: no lo recordaríamos.

Sin embargo, lo de ver películas es otra cosa.

Si aún recuerdo “¡Olvídate de mí!” es porque me ha gustado. La retengo en mi memoria, me esfuerzo en no olvidar una historia surrealista que toca al espectador con las emociones más reales. No estoy dispuesta a olvidarme de este cuento, el de una relación que no pudo dejar de tener lugar, aún cuando los protagonistas sabían que iba a ser desgraciada, que por todos los medios, tratarían de desestructurar y volverían a recomponer una… y quizás otra vez.

Villarquide

Joel Barish y Clementine Kruczynski tienen un apasionado romance. Al

reconocer que sus días de pareja han llegado a su fin, Joel (Jim Carrey) se

someterá a un tortuoso procedimiento médico que removerá los recuerdos de la

mujer que amó, llegando así a adentrarse en la espesa maraña de

acontecimientos que dieron origen a su acalorada relación sentimental y a su

eventual rompimiento.

Al tratar de hacer un recuento de las pocas mentes creativas y genuinas que

ofrece el panorama fílmico estadounidense en la actualidad, se debe

mencionar sin duda al ingenioso Charlie Kaufman, un guionista con un

singular estilo de prosa y de proyectos tan interesantes como han sido sus

colaboraciones junto a Spike Jonze (Being John Malkovich, Adaptation) y en

este caso junto al prolífico mago francés del videoclip Michel Gondry, con

quien ya había trabajado en la cinta Human Nature.

No hay ninguna duda de que la dupla Gondry/Kaufman ha dado frutos de

increíble acierto. En esta historia mágica y divertida se ahonda en el

conflicto existencial más persistente en los seres humanos, el amor. Con una

premisa bastante convencional (la comedia romántica) en la que dos

inadaptados (típicos del mundo freak de su guionista) se encuentran en el

momento mas enternecedor de sus patéticas vidas, pero es aquí cuando de

repente el cuento de hadas da un giro de 180 grados en el que se da paso a

lo verdaderamente interesante de esta cinta y lo que la transforma enseguida

en una de las historias mas originales del cine contemporáneo, dando saltos

entre la ciencia ficción y el drama, saltos que encajan a la perfección y

que hacen de un moderno cuento romántico todo un alucinante viaje

surrealista a los confines de la mente de sus protagonistas, un viaje

cargado de humor inteligente y situaciones bizarras e inverosímiles

infinitamente inventivas.

Vale la pena dar crédito a Jim Carrey en uno de sus mejores roles (junto a

The Majestic de Frank Darabont) alejado de lo que usualmente hace en

hollywood, una muy firme, relajada y sincera actuación, por otro lado

encontramos una magnifica interpretación de Kate Winslet como la impulsiva y

excéntrica Clementine, el resto del reparto cumple muy bien sus

caracterizaciones, entre ellos Mark Ruffalo y Tom Wilkinson, al igual que

Kirsten Dunst, Elijah Word y la hilarante pareja encarnada por David Cross y

Jane Adams.

En conjunto, una obra maestra contemporánea, un brillante ejercicio visual y

lúdico del director Francés, una muy bien sincronizada banda sonora de Jon

Brion, y un trabajo que jamás pasara desapercibido por su sencillez y su

fuerza.Pierluigi Puccini

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Michel Gondry

Jim Carrey

Kate Winslet

Tom Wilkinson

Kirsten Dunst

Mark Ruffalo

Elijah Wood


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:134    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.