• Por Antonio Méndez

rec cartel pelicula
Dirección: Jaume Balagueró y Paco Plaza.
Intérpretes: María Lanau, Carlos Lasarte, Pablo Rosso, Claudia Font.

Con guión de Jaume Balagueró (“Rec 2”, “Frágiles”), Luis Berdejo (“Insensibles”, “El Cartel De Los Sapos”) y Paco Plaza (“El Segundo Nombre”, “Rec 2”).

Sinopsis

Mientras están grabando un reportaje sobre la labor profesional de los bomberos, una reportera y un cámara se ven inmersos en un hecho terrorífico con una misteriosa infección que se está extendiendo por todo el edificio en donde están trabajando los bomberos. Al mismo tiempo que intentan salir del lugar siguen grabando lo sucedido.

Crítica

rec-foto-criticaPelícula de terror cuyo chiste-artificio se sustenta en unos recursos narrativos más viejos y manidos que los restos del hombre de Atapuerca: empleo del falso documental derivado en una situación de horror (al estilo de “Holocausto Caníbal” o la pelma bruja de Blair) y perspectiva subjetiva durante todo el film (tipo “La Dama Del Lago” de 1947 de Robert Montgomery), hecho que ciñe el campo visual a cargantes planos cortos.

A estas dos características se le suma una imaginería derivada del cine actual de terror japonés (principalmente fantasmal) y ecos zombies-canibalescos de George A. Romero y ya tenemos la base de una película chillona que pretende transmitir una sensación permanente de miedo y angustia claustrofóbica.

Para que esta sensación de horror que perturba un ámbito cotidiano y doméstico, como es un edificio de viviendas, provoque la suficiente empatía e interés en el devenir de la trama tendrían los guionistas que definir mejor en los inicios a sus personajes, ya que la introducción es demasiado rápida con cuatro apuntes profesionales sobre los bomberos y un retrato de una reportera fastidiosa y con semblante de niñata-becaria histérica que le gasta el nombre al tal Pablo que va cargando con la cámara a lo largo de todo el film.

Después de tal breve introducción con un estilo tipo reportero vespertino superguay (miméticos), tan simpáticos ellos, “qué natural soy-cómo pruebo todo lo que enseño”, la pareja Jaume Balagueró y Paco Plaza lo único que hacen es expandir el falso documental, convertido en docu-terror, con situaciones redudantes hasta el límite en un barullo descontrolado de gritos, imágenes desenfocadas y personajes caricaturescos. El catálogo de vecinos… vaya por Dios, y los profesionales… pues de credibilidad cero… bueno, vale… cero con cinco.

La película, con algún otro golpe efectista en su parte final de cierto susto que justifica su esencia de terror jaranero con poco que contar y mucho que gritar, podría optar por incidir en una alegoría crítica sobre el asqueante periodismo sensacionalista-basurero que termina devorado por sus ambiciones, pero, aunque tiene chispazos de tal crítica, desdeña tal opción por la expansión reiterativa de una historia que no va más allá de la superflua situación creada.