• Por Antonio Méndez

Crítica

Matthew Sweet, uno de los grandes compositores pop de las últimas décadas, con influencias de Beatles, Byrds o Neil Young, dejó para la historia algunos de los mejores discos de power pop del período, como “Girlfriend”, “Altered Beast”, “100% Fun” o el infravalorado y estupendo “Blue sky on mars”. Ahora su rumbo no se circunscribe al power pop, si ya en “In Reverse” se acercaba más al esmerado pop del maestro Phil Spector y a los sonidos más experimentales y psicodélicos de los Beach Boys, en este “Livin’ Things”, disco en el que colabora Van Dyke Parks, prosigue con las mismas trazas.

No es un disco instantáneo como así pueden sus trabajos más conocidos. Resulta más variado en sus estructuras, con piezas extendidas en demasía, pero el conjunto vuelve a ofrecer melodías antológicas con una prolijidad en arreglos y producción realmente valiosa.

Uno de los cortes menos acertados de este LP es el que lo abre, “The Big Cats Of Shambala”, un tema un tanto naif, selvático, con percusión de steel drums, dedicado a la reserva natural propiedad de Tippi Hedren, la actriz de “Los Pájaros” de Alfred Hitchcock, que bien podría incluirse en la banda sonora del Rey León. Si algo es destacado en este corte es que pone de manifiesto la maestría en la combinación de voces de Sweet, todas del propio Matthew.

En la balada “You’re Not Sorry”, bellísimo tema de desamor, exhibe su prodigiosa capacidad para crear brillantes melodías y armonías vocales, deudoras tanto de los Beatles como de Big Star o los Beach Boys.

Con “Dandelion”, un corte más rockero, adopta el punto de vista de una abeja en conversación con la planta diente de león. Intentando recrear instrumentalmente el zumbido del bichejo consigue con la interacción instrumental un fibroso y persistente pulso rítmico, con un fenomenal bajo de Tony Marsico, ex componente de los Cruzados, y de batería de Ric Menck, el miembro de los Velvet Crush y habitual colaborador de Matthew, quien golpea con brío a las baquetas mientras que Van Dyke Parks construye con su piano una atmósfera urgente muy atractiva.

La estupenda “Push The Feelings” mantiene un gozoso tempo a lo Beatles, remarcado de maravilla con un sencillo teclado de Parks, intentando expresar al airado receptor que recupere la alegría, que se tranquilice, que le den por saco al mundo y a la pésima raza humana, la cual no se merece que se encuentre afligido ni rencoroso.

Sweet es un autor melódico fenomenal, como así lo demuestra a lo largo de todo el álbum, y en particular en la balada “In My Tree”, otro estupendo corte sentimental, que no sentimentaloide, con influencia de los Fab Four.

“Cats Vs. Dogs” cambia el tono confrontando a los amantes de los gatos y los perros en un simpático y animado tema con una letra bastante humorística en base al comportamiento gatuno y perruno. Parece un tema de musical de Broadway con influencias de Randy Newman.

Con “I Saw Red”, canción con cimiento blues que presenta una grata combinación entre guitarra y armónica, tocada por Roger Handy, componente del extinto grupo Lost & Found, y cuyo tempo y lírica construyen un atractivo relato de misterio.

Las cuatro últimas canciones son fenomenales regalos para los amantes de la melodía imbatible. “In My Time”, atractiva pieza jangle pop con influencia de los Beatles y los Byrds, quienes también están presentes en “Sunlight”, una delicia jangle con hálito psicodélico y armonías a lo “Notorious Byrd Brothers”.

La balada “Season Is Over” cumple a la perfección con el alto nivel melódico del álbum, y “Tomorrow” es una de las joyas del disco con una habilidad melódica a la altura de genios, vamos como un Paul McCartney en su mejor momento. A lo largo del tema destaca el empleo del instrumental de un acordeón interpretado por Van Dyke Parks.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Matthew Sweet

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:6    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar