• Por AlohaCriticón

CARRETERA PERDIDA (1997)

Dirección: David Lynch.

Intérpretes: Bill Pullman, Patricia Arquette, Balthazar Getty, Robert Blake.

Un músico de jazz llamado Fred Madison (Bill Pullman) recibe unas cintas de video en las cuales aparece él junto a su mujer Renee (Patricia Arquette).

En una de ellas aparece su esposa muerta, siendo acusado Fred de su fallecimiento.

El juego de deconstruir la realidad en elementos simples para volver a

recontruirla en un mundo igualmente complejo pero sin relación con el

anterior parece ser el entretenimiento favorito de David Lynch.

En “Carretera Perdida” esto se vuelve un juego interminable e

incluso desesperante. Es por ello que no es una apuesta segura entrar a

descifrar la estrategia detrás de los movimientos del David Lynch, es un

director que concede muy poco a quien se enfrenta a sus peliculas, ya que te

hace dar vueltas alrededor de un vacio, como en los cuentos de Onetti, donde

todo la trama está atada a un momento crucial

del cual te da pocas o ninguna pista.

Como descargo y como advertencia debo decir que David Lynch es un jugador

hermosamente tramposo, que plantea sus temas con una ligereza (solo

recuerden a la inocente Laura Palmer de Twin Peaks) para verte envuelto en

un juego de cajaschinas. Definitivamente es un tipo que sabe lanzar sus anzuelos, por lo que

nunca debes asumir la primera impresión que da a conocer, porque con ello

busca que su contrincante lo menosprecie y de esta forma baje la guardia.

Tambien debo reconocer la habilidad de David Lynch al revolver sus cartas,

ya que aunque pareciese que la forma en que se ordena este nuevo naipe no

difiere demasiado de la original termina dándote un as de trebol en lugar de

uno de diamante, y tienes que terminar bucando el final de la pelicula en

cualquier lugar, menos en el que debería.

De las cartas en el juego de “Carretera Perdida” yo apostaria a que la más

alta es la Reina y no el Rey, y mas aún,se trata de una Reina que está

cambiando todo el tiempo de color, y en donde el Rey termina siendo el gran

engañado.

En todo caso no se trata de la primera vez que se manifienta esta Reina

camaleónica ya que Hitchcock también nos enfrentó a esta diosa-demonio.

Me imagino a David Lynch con su actitud de Dios omnipresente riéndose

descaradamente por aceptar entrar en un juego en donde es él quien pone las

reglas, dándose incluso el gusto

de manifestarse como el Joker burlón que usa los tiempos muertos para

hablarnos a nosotros los mortales. Illán

Enlaces

Patricia Arquette

Giovanni Ribisi

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:52    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar