• Por Antonio Méndez

Crítica

Con gusto por los contrastes obra tras obra, Beck recupera para “Guero” (2005) la experimentación y el enfoque de “Odelay”. Es decir, que nos lleva, con la ayuda de los Dust Brothers, de nuevo a sus discos postmodernos más festivos, y arriesgados, a nivel sonoro, en estructuras, ritmos, singular mezcolanza estilística, con lugar para el rock, el blues, el folk, la psicodelia… Un recorrido musical realmente interesante, que plasma la diversidad que puede ofertar este geniecillo californiano.

El single “E-Pro” es uno de los mejores temas del disco. Animada pieza con incisivo riff de guitarra hard rockera, a lo Jimmy Page, un tempo rítmico sampleado de los Beastie Boys (concretamente del “So Watcha Want”), buena imaginería en el texto (hecho que se repite en todo el álbum) y un pegadizo “na, na, na, na” para que todo suene la mar de lúdico.

“Guero” es como denominan a los blancos anglosajones algunos hispanoamericanos. En “Que onda guero”, simpática coctelera de hip hop, funk, vientos sampleados… establece un retrato de un barrio latino con estribillo de fácil recuerdo y términos en español, como puta, vamos a jugar al fútbol o cerveza. Para darle gusto al cuerpo, vaya.

“Girl” presenta una intro electrónica que parece proceder de los Depeche Mode de Vince Clark para atemperarse con la guitarra acústica y construir un luminoso corte pop de aire veraniego que en principio se iba a llamar “summer girl” (eso dice en el estribillo), con una melodía notable, armonías vocales pseudo-Beach Boys y la voz a lo crooner, siempre impecable de Beck, quien, como es casi norma en sus discos, toca todos los instrumentos que suenan en el tema, es decir, una slide, la acústica, el bajo. Este colorista tema sería el single perfecto.

En “Missing” Beck nos lleva de los arenales de California con la chica del verano hacia las playas de Brasil en este cálido corte que mezcla la bossanova y la psicodelia. Aparecen arreglos orientales de cuerda, que parecen de cello, de su padre David Campbell, y del propio Beck. También samplea parte del tema de Vinicius de Moraes “Vocé e Eu”.

“Black Tambourine” posee poderosos ritmos de percusión, tribales, así como sonando a lo Bo Diddley. Es un corte con texto de aspecto cetrino y una guitarra garajera que penetra cuando nadie se la espera causando un buen efecto.

“Earhquake Weather”, un tema previsto para el “Midnite Vultures”, ejemplifica bien su mixtura, con funk 70’s, soul, jazz, sonidos brasileños, folk, hip hop y Roger Manning interpretando el clavinet. En el estribillo Beck emplea el falsete.

Para el disco “Midnite Vultures” también se había previsto “Rental Car”, tema garage-rock con guitarras distorsionadas, ritmos enervados con aplausos y Manning otorgando gotas de barroquismo con los teclados a lo Ray Manzarek o a lo Michael Brown de los esenciales The Left Banke. También suenan los coros femeninos de Petra Haden.

En “Hell Yeah” Beck utiliza el vocoder y la armónica. Hip Hop con funk. Los que no soporten el hip hop aborrecerán el tema. A los que les guste puede que disfruten. Para los que no les agrade pero lo soporten y estén de buen humor incluso puede que les atrape el iterativo y contagioso ritmillo.

“Broken Drum” es una atmosférica balada con pausado ritmo, un tanto lisérgico, otro tanto folk y otro tanto bluesy, a ratos pinkfloydiana. Suena un piano, un celeste y guitarras potentes. Escuchable.

“Scarecrow” contiene una intro de gaviotas, así como al “Tomorrow Never Knows” de los Beatles. El ritmo es pegadizo y el tono oscuro, con reminiscencias de los Doors. Contiene esta canción una gran atmósfera psico-blues, persistente y cautivadora en una pieza hipnótica de siete minutos para danzar bien colocado.

“Go It Alone” es garage-blues, no en vano aparece Jack White, de los White Stripes, tocando el bajo de manera fenomenal. Paradójicamente, los White Stripes no suelen utilizar el bajo en sus composiciones.

La slide guitar comienza “Farewell Ride”, estupendo tema que significa la querencia del compositor americano por la música de raíces, tanto el country, el folk o el blues. Beck también toca aquí la kalimba, instrumento de percusión africana.

El cierre de este diverso álbum es “Emergency Exit”, otro corte lento con coros ululantes y atmósferas electro-psicodélicas con ecos folk y blues.

En definitiva, un disco bastante recomendable para gente de mente abierta. Mejor dicho, de oídos abiertos y desencerados.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Beck

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:19    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar