• Por Javier Platas

Crítica

Un gran debut de Bread, creadores de estupendas canciones pop de tempos calmados, cuidadas melodías, primorosas armonías (con influencia de los Hollies), producción cristalina, letras melancólicas y calado sentimental, con algún texto existencial que van más allá de los tópicos encontrados en letras de parecida temática.

Su música, influenciada por grupos como The Beatles, The Byrds o los citados Hollies (el guitarrista James Griffin llegó a grabar un notable Lp con Terry Sylvester), no pretende ir más allá de una expresión emocional en un momento determinado, recogida en sencillas y frescas estructuras pop y soft-rock, de agradable escucha, tanto para el melómano experimentado como para el consumidor de los sonidos más comerciales.

Compartiendo todas las piezas del álbum las características antes reseñadas, el disco es un compacto e intachable ejercicio pop con nostálgicos temas llenos de sensibilidad y bellamente interpretados. Ejemplos magistrales: “Dismal Day”, “It Don’t Matter To Me”, “Look At Me”, “London Bridge”, “The Last Time” o “You Can’t Measure The Cost”.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Bread

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:15    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar