• Por Antonio Méndez

bold-disco-1969Crítica

Derivados de The Esquires, una banda de la Costa Este de los Estados Unidos que solía tocar a mediados de los años 60 en la ciudad de Boston, el grupo Bold, liderado por el cantante y bajista Stephen Walker, grabó un único disco homómino en Nueva York en el sello ABC Records con producción de Bill Szymczyk.

La banda, compuesta por amigos de la Universidad de Massachusetts amantes del rock, estaba formada, además de por Walker, por Dick La Freniere como guitarra, Robert La Palm, también como guitarrista, Timothy Griffin en la batería y Mike Chmura en los teclados. Sus sonidos eran psicodelia garajera con trazos progresivos.

Ambiente espacial en la apertura con el instrumental “Lullaby Opus Four”, corta y atmosférica pieza lisérgica escrita por Chumra, por lo que los teclados son prominentes.

“Lullaby Opus Four” enlaza con “All I Really Want To Do”, una original versión del tema de Bob Dylan que nada en su sonido tiene que ver con la original. Aquí se crea un corte con variantes de tempo y estilo, desde el psicogaraje al jazz o el folk rock estilo Costa Oeste a lo Jefferson Airplane o Grateful Dead.

Otras versiones del álbum, en grabaciones también muy singulares, son “For What It’s Worth”, el clásico de Buffalo Springfield al que le añaden toques latinos; y otra canción de Dylan, “It’s All Over Now, Baby Blue”, tema al que Bold dotan de un agradable enfoque de psicodelia soft-rock.

El autor más prolífico del grupo era el cantante, Steve Walker, autor de cuatro cortes del LP. El primero es “Friendly Smile”, notable canción inspirada en el libro de ciencia-ficción “Forastero En Tierra Extraña” de Robert Heinlein. Voz dulce psicodélica, armonías, guitarras rugosas garajeras, solo de órgano, optimismo… sé que este mundo cambiará, sonrisas amigables, juegos amables…

De Walker son también “Factory (Version 3)”, estampa de familia y trabajo en una fábrica a través de una estructura original psicoprogresiva con uso destacado de armonías vocales y densa instrumentación. Tenía talento Steve Walker.

La tercera composición del cantante es “Child Of Love”, pieza de fantasía romántica, psicodelia progresiva folk con fluidas guitarras que pasa de una balada ácida bucólica a un blues-boogie. Magnífica.

“Words Don’t Make It” fue la cuarta aportación como autor de Steve Walker al disco. Directa, melódica pieza de pop garajero con esencias soul funk…. el perfecto placer de vivir este día, es fenomenal… En su tramo medio hay experimentación lisérgica, piano, órgano, cowbell… Otra estupenda muestra de la capacidad de Walker.

El guitarrista Dick La Freniere escribió “Changing Seasons”… cambia las estaciones, cambia mi vida… Pop psicodélico orquestal con arreglos de cuerdas de Bert de Coteaux.

Además de la apertura instrumental, Mike Chmura compuso “Crystal Chambers”, pieza en la que también canta. El tema, de base psicodélica y jazz, es muy variado, no está mal… punteos blues, tempo vals, solo de órgano, solo guitarra, parte final con golpeo de manos… Siete minutos.

Robert La Palm solo compone una pieza, “Free Fugue”, envolvente instrumental con Echoplex. Psicodelia espacial. Maravillosa atmósfera.