• Por Antonio Méndez

Crítica

Aunque previamente había escrito la banda sonora de “Return To Waterloo” y el disco autobiográfico “The Storyteller”, este “Other People’s Lives” se puede calificar como el auténtico debut como solista del líder de los legendarios Kinks, Ray Davies, grande entre grandes en la composición (a la altura de cualquiera, se llamen Lennon/McCartney, Pete Townshend o Bob Dylan), en especial por su ironía y acidez en el comentario social.

En el heterogéneo álbum despliega su maestría en los textos, su causticidad, sus reflexiones vitales, su ejemplar sentido del humor con espíritu crítico en unos sólidos temas que quizá no deslumbren en la primera escucha pero que crecen notoriamente con cada audición.

En algunas piezas de tono introspectivo muestra su animosidad por el cambio a mejores épocas en un período de incertidumbre invidual, sea con “Things Are Gonna Change (The Morning After)”, apertura del disco y una de las mejores piezas del mismo con las estrofas marcadas por un sinuoso bajo, un estribillo puramente kinksiano y un espléndido puente; “After The Fall”, con intro de guitarras acústicas asociadas en el desarrollo con sonidos eléctricos y una narración pausada con enfoque lírico de futuro optimista, el mismo que conceptúa la exultante “Run Away From Time” o “Is There Life After Breakfast?”, en donde rememora el clásico sonido Kinks.

La observación social con muestrario en un encadenado de viñetas, típicamente “raydaviesianas”, se aprecia en “Next Door Neighbour”, un tema muy Village Green en donde utiliza una sección de viento y un ritmo con espíritu de music-hall, expresión musical tan querida por su autor.

ray-davies-fotoSonidos acústicos (cuasi españoles) inician “All She Wrote”, estupenda canción pop-rock que va enalteciendo su instrumentación con el órgano, guitarras eléctricas y una potente sección rítmica. Lo que parece ser una carta de despedida amorosa por culpa de infidelidades termina siendo una nota de suicidio.

En la balada “Creatures Of Little Faith” escribe sobre las sospechas y confianza en pareja con notable sentido del humor.

En “The Tourist”, pieza con sinuosa línea de guitarra, relata jornadas vacacionales con su usual sentido irónico de la escritura. Unas potentes guitarras eléctricas son empleadas como puente antes de ubicar a su personaje bailando con ABBA y con Ricky Martin con “Living La Vida Loca”.

“The Getaway (Lonesome Train)”, con guitarra acústica blues, es un corte lento y melódico que bien podrían interpretar Stephen Stills o Neil Young en alguno de sus discos en solitario.

En “Other People’s Lives”, tema con aires latinos, establece una crítica al periodismo basura-rosáceo con acompañamiento de una vocalista femenina, que introduce algunas frases en español. El estribillo es muy pegadizo (Feed the reporter, read the reporter) y un puente vuelve a sorprender gratamente.

Parece mostrarse cáustico con la pobre comicidad y cultura actual en “Stand Up Comic”, canción con un magnífico estribillo-himno en donde permuta un estiloso tempo 60’s muy a lo Booker & The MG’s (mixturados con Henry Mancini) con bravíos sonidos de abrasivas guitarras… “Stand up, Stand up, Can you hear me at the back?, All you wide boys standing in a row, and the comic shouts and we all shout back, and the mob says “follow” so we go….”.

“Over My Head” es un temazo, otra de las cumbres del disco, sobre el intento de recuperación del personaje central después de un fracaso amoroso con un espléndido bajo funk y guitarra wah wah en el estribillo, otro fenomenal puente con aparición de muro guitarrero y piano, y un inmejorable estribillo.

El disco se cierra con “Thanksgiving Day”, una pieza con ilustración de tradiciones estadounidenses, y semblantes pop-soul y gospel en la que bien podría colaborar Steve Cropper.

Ir a la biografía AlohaCriticón de The Kinks

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar