Buscar:
Menú
Inicio El Criticón
Inicio Aloha Criticón
Estrenos de cine
Novedades en DVD
Críticas de películas de todos los tiempos
Estrellas del cine actual
Protagonistas del cine clásico
La Taquilla de cine
Trivial de Cine, Música y Literatura
Libros de Cine Clásico
Películas recomendadas
Preguntas y respuestas de cine, música o literatura
Preguntas Cine- Orden Alfabético
Archivo de Noticias
Autores de las críticas, biografías, respuestas...
Aviso Legal
Publicítese en AlohaCriticón
Contacto

Libros Aloha Discos
Libros Críticas Cine Clásico
Bases XXII Certamen de Relato Corto
Algunas Críticas
-> El Niño
-> Hércules

-> Y Muchas Más...

Intérpretes
-> Chloe Grace Moretz
-> Taylor Kitsch

-> Y Muchos Más...

Clásico
-> Jeanette MacDonald
-> Yo Anduve Con Un Zombie

-> Y Muchos Más...

Preguntas Cine
-> Anita Ekberg y los romanos
-> Las localizaciones de Sissí

-> Y Muchas Más...

Más AlohaCriticón
> Libros - ViajeLiterario
> Música - AlohaPopRock
> Trivial Aloha de Cine, Música y Literatura
> RSS

Titanic (1997) de James Cameron - Crítica
Compartir:  Compartir en Facebook   Compartir en Twitter   Compartir en Google Buzz   Añadir a Yahoo   Enviar a Meneamé   Enviar a Digg   Enviar a MySpace   Enviar a un amigo
Puntuación lectores
9.0/10Vota tú esta película

titanic cartel poster

TITANIC (1997)

Director: James Cameron.
Intérpretes: Leonardo Di Caprio, Kate Winslet, Billy Zane, Gloria Stuart.

Una anciana llamada Rose (Gloria Stuart/Kate Winslet) rememora sus aventuras amorosas con Jake Dawson (Leonardo Di Caprio) en la travesía a bordo del Titanic que intentaba cubrir en 1912 el trayecto entre el puerto de Southhampton y la ciudad de Nueva York.

Perfecto ejemplo de lo que tiene que ser la simbiosis entre superproducción hollywoodiense y calidad cinematográfica, hecho de difícil logro por la concesión de sus elementos a las pautas más comerciales. La historia del hundimiento del famoso barco había sido llevada al cine en varias ocasiones anteriormente, ya sea desde Hollywood, con la correcta "El Hundimiento Del Titanic" (1953) de Jean Negulesco, o desde tierras británicas, la poco conocida y más que notable "La Última Noche Del Titanic" (1958), film dirigido por Roy Ward Baker. Este título dirigido por el canadiense James Cameron es la definitiva reconstrucción del fatal cataclismo marino con inspiración en las dos fuentes cinematográficas anteriormente citadas.

"Titanic" enriquece el infortunio náutico con una historia romántica de amor adolescente con los arrebatos pasionales identificativos con esa idílica edad llena de utopías y sueños, enfrentamientos materno-filiales ávidos de poder y codicia, encontronazos idealistas y autoidentificativos dentro de una anuente sociedad. Las ambiciones humanas serán víctimas de sus vanidades y grandilocuencias.

Las materias tratadas están desarrolladas en un barco presuntamente insumergible, como el deseo amoroso que pervive en el recuerdo de una valiosa joya, gema que dormita en el fondo de un océano que reposa unos momentos que permanecen indelebles en la memoria del enamorado.

James Cameron, cuyos primeros pasos los dio con Roger Corman en su New World Pictures, y que después de esa primera etapa de aprendizaje nos regaló algunos de los mejores ejemplos de cine de acción y ciencia-ficción de los últimos tiempos, culmina su obra con este film de brillantes recursos técnicos perfectamente estructurados en una historia de lujosa dirección artística.

Maestro en el arte narrativo, describe con acierto los diferentes ambientes y personajes que moran en el trasatlántico, logra traspasar con efusión el romanticismo inherente a la acción, refleja con esmero la época en la que transcurren los hechos, y confiere a esos hechos la cadencia adecuada a la acción descrita, sean los momentos más propensos al sentimiento o a la frenética acción.

Con un estupendo trabajo interpretativo de todos los actores sin excepción, incluido Leonardo di Caprio y la soberbia Kate Winslet, que ya había brillado con luz propia en la excelente película neozelandesa "Criaturas Celestiales", este film se convirtió desde su presentación en un clásico rotundo del cine moderno que sería bendecido en su épica por el mismísimo Cecil B. DeMille. La anciana que narra la historia es Gloria Stuart, rubia protagonista de "El Hombre Invisible" (1933), el clásico de ciencia-ficción firmado por James Whale.

Enlaces

James Cameron
Leonardo DiCaprio
Kate Winslet
Gloria Stuart
Kathy Bates
Ioan Gruffudd



Película muy bien lograda, que narra la historia del hundimiento del barco, pero que en el fondo muestra una apasionante historia de amor. Logra un armonioso equilibro en eso, en la mezcla de historia y sentimientos, y la hace casi perfecta.
Los efectos especiales son excelentes, realmente muy bien conseguidos, en lo que se dice mostrarle al público un barco que ya no existe (o existe, pero en el fondo del mar, y no en muy buen estado que digamos).

También la transformación del barco hundido al barco recién construido, o de la Rose vieja a la Rose joven, está re bien logrado. La canción de Celine Dion (My hearth will go on) destaca, ya que acompaña en varias partes de la película, ya sea cantada o no, y logra, en esas partes claves, q uno termine de emocionarse.
La actuación de Kate Winslet es excelente, muy real y personal, queda muy bien para Rose y le da una marcada personalidad que conserva a lo largo de toda la película. De Leonardo Di Caprio no opino lo mismo. Creo que es un punto en contra para la película. Su actuación no es mala, pero tampoco es buena. No llama la atención, y creo que eso es importante en un personaje principal como lo es él. No dieron con el actor adecuado, no va con su personaje. Jack es un muchacho pobre, tiene que ser más rudo, más tosco, más "de la calle" y Di Caprio, con su carita linda y sus ojos claros, no lo logra. Hasta habría quedado mejor como millonario. Tiene demasiada elegancia para lo que pretende el personaje, hay cientos de actores que hubieran podido hacer un trabajo mejor.
De cualquier manera, Titanic es una excelente película, una de mis favoritas.

Rocío Sarandón


Estamos ante uno de los filmes que mas impactaron al publico en general en los últimos veinticinco años. Las enormes recaudaciones que obtuvo son lógicas porque salta a la vista que TITANIC cuenta una de esas historias llenas de fuerza y sentimiento, con un gran contenido dramático. Si a eso le sumamos la estética apabullante de la imagen, que se diria que abrasa los sentidos, gracias al avanze en tecnologia digital, el éxito es comprensible.

Pero hay en TITANIC mucho más de lo que parece a simple vista y que incluso a muchos cinéfilos se les escapa. Lo asombroso, la gran genialidad de Cameron es conseguir un perfecto equilibrio entre el aliento individual de la historia que nos narra, y el aliento colectivo, lo grande con lo pequeño... y lo mejor de todo, consiguió filmar una historia llena de muchas historias, todas ellas compartiendo un destino trágico que se revela en medio del océano Atlántico.
Desde este punto de vista se puede definir esta pelicula como una hermosísima elegia cinematográfica, cargada de sensibilidad sincera, que resulta un homenaje a todos aquellos que vivieron una de las mayores tragedias del siglo XX.
Pero desde lo más pequeño, lo más íntimo, individual y recóndito del filme tenemos la historia de una mujer, Rose ( Kate winslet), que vive su personal gran tragedia.
Contemplando la pelicula en lo mas íntimo, TITANIC es la historia de una mujer, cuyo universo esta contenido en la majestuosidad del gran tansatlantico, que se mueve entre dos mundos, y de los dos se siente parte, convirtiéndose en la unica protagonista verdadera del filme.

Yerran estrepitosamente aquellos que ven en esta pelicula un trato maniqueista de la realidad, un simplismo mediocre que nos expresa que los ricos son los mas sosos, y los pobres son mas felices porque son mas libres.
La pelicula es fiel a la realidad en tanto que caracteriza correctamente dos estilos de vida, dos clases sociales que por sus respectivas circunstancias construyen su mundo según posibilidades y aspiraciones que la vida les ofrece. Ello queda magnífica y cinematográficamente expresado en la escena de la fiesta de Rose en tercera clase, en un momento breve en el cual la cámara nos trasporta al salon de la burguesía, los negocios y el coñac para luego volver a la fiesta, definiendo esos dos mundos que Rose esta viviendo y que el Titanic contiene simbolizando el estado de la civilizacion occidental a comienzos del siglo XX.
Haciendo hincapié en ésto, Rose no se enamora de Jack porque es mas "guay" sino porque le está ofreciendo una alternativa de vida, una posibilidad de elegir y por tanto le está dando la libertad.
Aún así no se puede negar el sarcasmo en esta película, sarcasmo dirigido a la clase burguesa y aristocrática con momentos muy buenos y que recuerdan al sarcasmo y la ironía salvaje de Buñuel en "El Angel exterminador", todo ello con el proposito de mostrar al espectador porque Rose necesita de ese otro mundo que Jack Dawson le ofrece, huyendo de esas "fiestas y sus banales conversaciones" que la ahogan, convirtiendo a Rose en arquetipo del drama adolescente, con la rebeldia propia de esa edad y los sueños a realizar.
No es necesario detenerse a decir las virtudes del filme desde el momento en que el barco choca contra el iceberg. Desde ese momento, toda el trascurso del hundimiento (que dura cerca de una hora) es antológico, tanto desde el punto de vista técnico, como a nivel humano.
James Cameron demostró una asombrosa facilidad para mostrar lo que supuso para aquellas gentes el hundimiento, mostrando una rica gama de emociones y reacciones humanas ante la catastrofe haciendo ademas una metáfora del pecado narcisista del hombre, que descubre su vulnerabilidad e insignificancia por culpa de un pedazo de hielo... y de no ver mas allá de sus narices.

Subyace, pues, una crítica a toda la civilización occidental, a sus hipocresías, sus limitaciones, a sus excesos... y todo ello expresado con multiples pinceladas a lo largo y ancho del transatlantico utilizando los distintos personajes a veces con el dialogo y otras solo con imagenes de rostros de asombro, de incredulidad, de fingida indiferencia. Todo ello culmina con una escena (que es personalmente mi favorita) en la que todo se une y se hace evidente, en la que el drama individual y el colectivo se pueden apreciar juntos, y además pone en evidencia una vez más en la historia del cine, como tantas otras en la historia de la literatura, al poder igualatorio de la muerte.
Me refiero a ese plano general, inolvidable, cuando la proa del barco ya esta bajo el agua y éste se inclina dispuesto a hundirse y entonces toda esa muchedumbre corriendo y huyendo del agua, dirigiendose allá donde esta aun no alcanza, donde la vida podrá prolongarse... en esa escena, todos, ricos y pobres, se igualan, corren juntos en una misma dirección hacia la vida, para huir de la muerte.
A partir de ahí el drama colectivo se vuelve estremecedor y la historia de amor entre Jack y Rose pasa a un segundo plano.

Terminar destacando las interpretaciones, que son una clave para entender porque todo lo que se ve en esta magnífica pelicula resulta tan real y creible.

Jose Peig

Enlaces

James Cameron
Leonardo DiCaprio
Kate Winslet
Gloria Stuart
Kathy Bates
Ioan Gruffudd

© Aloha Criticón. Todos los derechos reservados.

 

Estrenos con Tráilers


Críticas


Estrellas

Aloha PopRock El Criticón Viaje Literario
Biografías y discografías
Novedades discográficas
Discos Recomendados
Preguntas Rock
Críticas de discos
RadioPsico60s
Libros-Guías Rock
Trivial Aloha
Estrenos de cine
Novedades en DVD
La Taquilla
Películas recomendadas
Críticas de películas
Estrellas del cine actual
Intérpretes cine clásico
Libros Cine Clásico
Novedades literarias
Libros más vendidos
Literatura en el cine
Libros recomendados
Biografías de escritores
Comentarios de libros
Certamen Relato Corto
Citas de escritores
© Aloha Criticón. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal |  ¿Quiénes somos? |  Publicidad |  Contactar |  Política De Cookies |  RSS  ]