• Por Antonio Méndez

the who tommy album cover review discoErróneamente citada como la primera ópera-rock (ese honor es para los Pretty Things y “S. F. Sorrow”), “Tommy” es un colosal doble álbum de los Who producido por Kit Lambert en el que Pete Townshend maquina una fábula sobre el personaje que da título al disco, un muchacho nacido sordomudo y ciego, experto en jugar a las máquinas pinball que termina convirtiéndose en un redentor de masas.

La querencia por las obras conceptuales de Townshend ya se había percibido en trabajos anteriores como el excelente “The Who Sell Out” y la mini ópera-rock encontrada en “A Quick One” titulada “A Quick One, While He’s Away”.

Lo impresionante de este disco, épico, intenso, apasionado, opulento en estructuras, desarrollos, texturas, tonos… es que no cuenta con bajones notables en su recorrido, ya que el progreso narrativo de la historia no se ve amenazado por digresiones autocomplacientes. Las viñetas enlazadas resultan significativas y siempre aportan datos o imágenes que configuran la personalidad y el contexto del individuo protagonista.

A su vez tampoco ninguna composición pierde la calidad acostumbrada en los Who de la época, sean las canciones escritas por Townshend, mayoritariamente el autor del disco, ni del bajista John Entwistle, responsable también de los estupendos arreglos de viento que suenan a lo largo de todo el doble álbum, valorándose positivamente también la pequeña aportación en la escritura de Keith Moon en una simpática pieza.

A lo largo de la odisea personal de Tommy, iniciada con una magnífica obertura instrumental vamos disfrutando con el talento melódico, instrumental y vocal de los cuatro componentes de esta banda británica, sin duda alguna uno de los cinco o seis nombres fundamentales de la historia del rock.

Los puntos álgidos de esta obra maestra de sonoridad acústica pero ardorosa en consonancia con el natural ímpetu y fortaleza de los acordes y riffs guitarreros del gran Pete Townshend, y la inmensa potencia y personalidad de la sección rítmica de la banda con un siempre exuberante Keith Moon en la batería y un vigoroso trabajo en las cuatro cuerdas de John Entwistle, quien también sabe aportar líneas melódicas de primer nivel y participar en las fenomenales armonías vocales con el resto de sus compañeros, entre ellos el vigoroso Roger Daltrey, son “Amazing Journey”, “Christmas”, “Cousin Kevin”, “Underture”, “The Acid Queen”, “Go To The Mirror” o las tres mejores canciones del álbum: “Pinball Wizard”, “I’m Free” y “We’re Not Gonna Take It”, la joya que cierra de manera inmejorable la trayectoria mesiánica de Tommy y este trabajo inmortal e imprescindible que hay que disfrutar de cabo a rabo.

¡Qué final! Buff. Ese “see me, feel me, touch me, heal me” interpretado por un Daltrey lastimero siempre será algo imperecedero. Magnífico.

Ir a la biografía AlohaPopRock-AlohaCriticón de The Who



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.