• Por AlohaCriticón

las novias de dracula cartel poster pelicula

LAS NOVIAS DE DRÁCULA (1960)

Dirección: Terence Fisher.

Intérpretes: Peter Cushing, Martita Hunt, Yvonne Monlaur, David Peel.

Con guión de Peter Bryan (“El Perro De Baskerville”, “La Maldición De Los Zombies”), Anthony Hinds (“La Maldición Del Hombre Lobo”, “Frankenstein Creó A La Mujer”), Edward Percy y Jimmy Sangster (“Drácula”, “La Momia”).

Siglo XIX. Marianne (Yvonne Monlaur) llega a Transilvania para trabajar como profesora. Cuando por una situación casual tiene que descansar en el castillo de la baronesa Meisner (Martita Hunt), descubre la presencia del hijo encadenado de ésta (David Peel), quien en realidad es un vampiro que su madre quiere mantener aislado.

El nombre de Drácula volvió a lucir en los títulos Hammer dos años después de que Christopher Lee se convirtiese en el famoso aristócrata rumano de colmillos salientes. En este film Lee no repitió el papel y el rubio David Peel se erigió como seductor vampiro tras una liberación familiar y su génesis de muertas vivientes de dispar condición.

La película es notable en sus aspectos ambientales, aunque flaquea en una historia sin sorpresas en su resolución tras un interesante e intrigante comienzo. Después no falta el enamoramiento precipitado, los tópicos remedios de lucha vampírica, los efectos obsoletos…

La actriz principal, Yvonne Monlaur, no tiene el encanto de otras chicas Hammer, Peter Cushing está por encima del valor global del film, y tanto Martita Hunt como Freda Jackson aportan peculiaridad a sus personajes.las novias de dracula review critica pelicula foto

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Peter Cushing

Marianne (Yvonne Monlaur) es una bella y joven muchacha que se dirige a un colegio donde ha conseguido trabajo como profesora. En una posada conoce a la baronesa Meinster (Martita Hunt), quien la invita a pasar la noche en su castillo. Esa misma noche, Marianne descubre que la baronesa mantiene prisionero a su hijo (David Peel), en una habitación del castillo, atado a una columna…

Magnífica película de vampiros de la mítica productora británica Hammer. Terence Fisher, aunque sin llegar al nivel de sus grandes obras maestras (“Dracula“, “El cerebro de Frankenstein“, etc), consigue un gran trabajo, claramente representativo de su revolucionario proceder en el género fantástico.

La cinta estaba pensada como secuela de la exitosa “Dracula”, pero la negativa de Christopher Lee a interpretar nuevamente al conde hizo que el guión original de Jimmy Sangster tuviera que ser retocado varias veces por gente como Peter Bryan o Edward Percy, y de ahí que, a pesar del título, Dracula no aparezca en todo el metraje.

Posiblemente de la cantidad de reescrituras que sufrió el guión provengan los pocos errores que tienen la película. Tras una primera media hora sencillamente soberbia, la historia cae en una leve indefinición argumental (cuesta, por ejemplo, entender la facilidad con la que Marianne se enamora del barón Meinster), que no llega a perjudicar el resultado global de la obra, pues el desarrollo narrativo es admirable y Fisher exhibe su maestría en multitud de escenas, algunas de ellas impregnadas de referencias sexuales (cuando el barón Meinster vampiriza a su madre o cuando Marianne es atacada por su amiga la doble lectura es más que evidente ).

La esplendida fotografía de Jack Asher, los decorados de Bernard Robinson, y la más que aceptable partitura de Malcom Williamson, cumplen perfectamente con su cometido. Por lo que respecta al apartado interpretativo destaca el gran Peter Cushing, repitiendo en el rol de Van Helsing.

Dr. Zarkov

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Peter Cushing