• Por Marta Canacci

swimming-pool-la-piscina-ozon-cartelDirección: François Ozon.
Intérpretes: Charlotte Rampling, Ludivine Sagnier, Charles Dance, Jean-Marie Lamour.

Con guión de Emmanuèle Bernheim (“Bajo La Arena”, “Vendredi Soir”) y François Ozon (“Gotas De Agua Sobre Piedras Calientes”, “Amantes Criminales”).

Sinopsis

Sarah Morton (Charlotte Rampling) es una madura y exitosa escritora británica, autora de novelas de intriga policial, que ha perdido la inspiración. Después de contactar con su editor, John Bosload (Charles Dance), Sarah decide ir a una casa con piscina propiedad de su editor situada en el sur de Francia. En la casa conocerá de forma inesperada a su joven hija Julie (Ludivine Sagnier).

Crítica

Película de François Ozon en donde prima más la atmósfera misteriosa que la acción dramática, sustentada por el buen hacer de las dos actrices protagonistas.

Sarah/Charlotte Rampling consigue mantener el interés en los primeros momentos del film, con su mirada, con pequeños gestos que adaptan a la escritora a su solitaria casa francesa en un clima tranquilo, agradable, muy diferente al británico, renovando ideas y comenzando de nuevo a escribir. La paz que le rodea se rompe con la sorpresiva llegada de Ludivine Sagnier como Julie, joven alocada, sexy, la hija “lolita” de su editor que descentra por completo a la autora.

swimming-pool-charlotte-rampling-fotosEl eje de la película es la relación mantenida entre Sarah y Julie, existiendo choques generacionales, culturales… Son caracteres totalmente opuestos. Una británica madura, disciplinada, hermética, fría. Una joven francesa, casi adolescente, que vive su sexualidad de forma intensa, alocada. El choque inicial se transformará en curiosidad. Ambas se intrigan, incluso existe una sutil tensión sexual.

Sarah ve a Julie como objeto de estudio. La observa en la distancia, en la oscuridad, incluso intenta acercarse a ella. Están rodeadas por una atmósfera enrarecida en un entorno limitado: la casa, la piscina (que resultarán ser los dos grandes secundarios de la historia), con personajes masculinos poco definidos.

El principio resulta magnético, con ecos del cine de Claude Chabrol. La primera media hora es muy interesante, con una mezcla de erotismo ligero, thriller y drama psicológico con un clima sugerente, inquietante. El desarrollo es calmo. Poco a poco, en la parte final, Ozon se sirve del suspense para completar la trama. Es aquí donde la historia deja de tener sentido, resultando tramposa, arbitraria, con giros finales en donde todo parece convertirse en un engaño, una manipulación que no encaja con el resto de la película y que acaba por destruir lo expuesto con anterioridad.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:2    Promedio:3.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar